Saltar al contenido

Columnas Diarias

Tendencia al socialismo de los gobiernos actuales

La acción excesiva del Estado. –Habitaciones para los pobres. –La nacionalización de la tierra. –El funcionarismo. La Futura Esclavitud se llama este tratado de Herbert Spencer. Esa futura esclavitud, que a manera de ciudadano griego que contaba para poco con la gente baja, estudia Spencer, es el socialismo. Todavía se conserva empinada y como en ropas de lord la literatura inglesa; y este desdén y señorío, que le dan originalidad y carácter, la privan, en cambio, de aquella más deseable influencia universal a que por la profundidad de su pensamiento y melodiosa forma tuviera derecho. Quien no comulga en el altar de los hombres, es justamente desconocido por ellos. ¿Cómo vendrá a ser el socialismo, ni cómo éste ha de ser una nueva esclavitud? Juzga Spencer como victorias crecientes de la idea socialista, y concesiones débiles de los buscadores de popularidad, esa nobilísima tendencia, precisamente para hacer innecesario el socialismo, nacida de todos los pensadores generosos que ven como el justo descontento de las clases llanas les lleva a desear mejoras radicales y violentas, y no hallan más modo natural de curar el daño de raíz que quitar motivo al descontento. Pero esto ha de hacerse de manera que no se trueque el alivio de los pobres en fomento de los holgazanes; y a esto sí hay que encaminar las leyes que tratan del alivio, y no a dejar a la gente humilde con todas sus razones de revuelta. So pretexto de socorrer a los pobres –dice Spencer– sácanse tantos tributos, que se convierte en pobres a los que no lo son. La ley que estableció el socorro de los pobres por parroquias hizo mayor el número de pobres. La ley que creó cierta prima a las madres de hijos ilegítimos, fue causa de que los hombres prefiriesen para esposas estas mujeres a las jóvenes honestas, porque aquellas les traían la prima en dote. Si los pobres se habitúan a pedirlo todo al Estado, cesarán a poco de hacer esfuerzo alguno por su subsistencia, a menos que no se los allane proporcionándoles labores el Estado. Ya se auxilia a los pobres en mil formas. Ahora se quiere que el gobierno les construya edificios. Se pide que así como el gobierno posee el telégrafo y el correo, posea los ferrocarriles. El día en que el Estado se haga constructor, cree Spencer que, como que los edificadores sacarán menos provecho de las casas, no fabricarán, y vendrá a ser el fabricante único el Estado; el cual argumento, aunque viene de arguyente formidable, no se tiene bien sobre sus pies. Y el día en que se convierta el Estado en dueño de los ferrocarriles, usurpará todas las industrias relacionadas con estos, y se entrará a rivalizar con toda la muchedumbre diversa de industriales; el cual raciocinio, no menos que el otro, tambalea, porque las empresas de ferrocarriles son pocas y muy contadas, que por sí mismas elaboran los materiales que usan. Y todas esas intervenciones del Estado las juzga Herbert Spencer como causadas por la marea que sube, e impuestas por la gentualla que las pide, como si el loabilísimo y sensato deseo de dar a los pobres casa limpia, que sanea a la par el cuerpo y la mente, no hubiera nacido en los rangos mismos de la gente culta, sin la idea indigna de cortejar voluntades populares; y como si esa otra tentativa de dar los ferrocarriles al Estado no tuviera, con varios inconvenientes, altos fines moralizadores; tales como el de ir dando de baja los juegos corruptores de la bolsa, y no fuese alimentada en diversos países, a un mismo tiempo, entre gentes que no andan por cierto en tabernas ni tugurios. Teme Spencer, no sin fundamento, que al llegar a ser tan varia, activa y dominante la acción del Estado, habría este de imponer considerables cargas a la parte de la nación trabajadora en provecho de la parte páupera. Y es verdad que si llegare la benevolencia a tal punto que los páuperos no necesitasen trabajar para vivir —a lo cual jamás podrán llegar—, se iría debilitando la acción individual, y gravando la condición de los tenedores de alguna riqueza, sin bastar por eso a acallar las necesidades y apetitos de los que no la tienen. Teme además el cúmulo de leyes adicionales, y cada vez más extensas, que la regulación de las leyes anteriores de páuperos causa; pero esto viene de que se quieren legislar las formas del mal, y curarlo en sus manifestaciones; cuando en lo que hay que curarlo es en su base, la cual está en el enlodamiento, agusanamiento y podredumbre en que viven las gentes bajas de las grandes poblaciones, y de cuya miseria —con costo que no alejaría por cierto del mercado a constructores de casas de más rico estilo, y sin los riesgos que Spencer exagera— pueden sin duda ayudar mucho a sacarles las casas limpias, artísticas, luminosas y aireadas que con razón se trata de dar a los trabajadores, por cuanto el espíritu humano tiene tendencia natural a la bondad y a la cultura

Políticas económicas para un periódo de transición en Cuba

Exhortan a impedir que el próximo martes Cuba sea reelecta al Consejo de Derechos Humanos de la ONU

El Ministro de Relaciones Exteriores cubano, Bruno Rodríguez Parrilla, se dirige a la principal sesión anual del Consejo de Derechos Humanos de la ONU el 25 de febrero de 2020 en Ginebra. (Foto de Fabrice COFFRINI / AFP)Compartir

Rusia, China, Cuba y Burundi no cumplen con los criterios para ocupar escaños en el Consejo de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas, reiteró el jueves la organización Human Rights Watch.

La entidad exhortó a los países miembros de la ONU a negarle a Rusia y China un asiento en el Consejo con sede en Ginebra porque han sido responsables de crímenes de lesa humanidad y están muy por debajo de los estándares en materia de derechos humanos.

Human Rights Watch añadió que Cuba y Burundi se han presentado para ser miembros por tres años en el Consejo de Derechos Humanos a pesar de no cumplir los criterios para formar parte de este organismo.

Ambos países han cometido violaciones sistemáticas de derechos humanos, incluyendo acoso, detenciones arbitrarias y torturas contra disidentes, aseveró la ONG.

Agregó la organización que los Estados miembros de la Asamblea General deberían tener en cuenta el pésimo historial en materia de derechos humanos de estos cuatro países a la hora de la elección del 10 de octubre, en la cual se decidirán 15 puestos del Consejo.

En el caso del régimen de La Habana, que actualmente es miembro del Consejo de Derechos Humanos, la entidad ha denunciado:

«Cuba comete graves violaciones a los derechos humanos, incluyendo ejecuciones ilegales o arbitrarias, ejecuciones extrajudiciales, por parte del gobierno; tortura y tratos crueles, inhumanos y degradantes hacia disidentes políticos, detenidos y presos por fuerzas de seguridad; duras condiciones carcelarias y potencialmente mortales; arrestos y detenciones arbitrarias; prisioneros políticos; represión transnacional contra individuos en otro país; problemas serios con la independencia del poder judicial; arbitrario o interferencia ilegal con la privacidad; graves restricciones a la libertad de expresión y de medios de comunicación; serias restricciones a la libertad en Internet; sustancial interferencia con los derechos de reunión pacífica y libertad de asociación; restricciones severas sobre la libertad religiosa; restricciones a la libertad de circulación y residencia dentro del país y en el derecho a salir del país; incapacidad de los ciudadanos cambiar su gobierno pacíficamente mediante elecciones libres y justas; restricciones a la participación política; grave corrupción gubernamental; falta de investigación y rendición de cuentas por la violencia de género, incluyendo feminicidio; trata de personas, incluida la trata forzosa mano de obra; y la ilegalización de los sindicatos independientes».

El Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH) también exhortó a la comunidad internacional a “no permitir el ingreso de un Estado extremadamente violador” a la entidad con sede en Ginebra.

La ONG radicada en Madrid, España, alertó que “sería un grave mensaje de impunidad» porque el gobierno de Cuba cuenta «con un historial extenso y probado de represión y actualmente hay más de mil presos políticos y de conciencia en la isla”.

La organización no gubernamental Prisioners Defenders ha denunciado que en Cuba hay 1.045 presos políticos, que sufren condenas judiciales o disposiciones de limitación de libertad por parte de las fiscalías «sin supervisión judicial alguna ni defensa jurídica, en flagrante violación de la ley internacional que ampara el debido proceso y la defensa efectiva».

Por otra parte, más de veinte organizaciones de la sociedad civil han alertado en un documento que en Cuba ha habido un retroceso extremo en el ejercicio efectivo de los derechos humanos.

La DECLARACIÓN. Rechazamos la candidatura de Cuba al Consejo de Derechos Humanos de la ONU argumenta, entre otras razones, que «el Estado cubano incumple con sus obligaciones en materia de derechos humanos» y que no ha ratificado los pactos internacionales de derechos civiles y políticos y derechos económicos, sociales y culturales, ni sus protocolos facultativos.

La Cancillería cubana anunció a inicios de mes la intención de aspirar a un puesto para el período 2024-2026, asegurando que se mantendría cumpliendo «estrictamente» con las obligaciones y los compromisos adquiridos en materia de derechos humanos, que se comprometía «a abogar por el pleno respeto a los principios de universalidad, indivisibilidad, objetividad, no politización y no selectividad» y a promover «el fortalecimiento de la cooperación internacional».

 Ver comentarios

Triunfo para la libertad de expresión en Cuba: anulan decisión de META de censurar video de protesta en redes sociales

Un organismo denominado como ‘Junta de Supervisión’ a la compañía Meta, (Facebook, Instagram, Threads, WhatsApp), anuló una decisión tomada por esta empresa el 24 de febrero del año en curso, en la que se eliminó de Instagram un video de una protesta en Cuba, por tener frases que, según Meta, promovían el discurso de odio.

La decisión del organismo señaló que “en países donde existen fuertes restricciones a los derechos de las personas a la libertad de expresión y reunión pacífica, es fundamental que las redes sociales protejan la voz de los usuarios, especialmente en tiempos de protesta política”.

El video en cuestión fue publicado por una plataforma cubana de noticias, cuyo nombre aún no ha sido revelado.

La Junta de Supervisión fue creada en noviembre del 2018 para moderar el contenido en redes sociales, brindar supervisión y rendición de cuentas por parte de una fuente externa, y aumentar la transparencia sobre la libertad de expresión en línea, además de garantizar que esos derechos se respeten adecuadamente.

El video borrado había sido publicado siete meses antes, en julio del 2022, y mostraba a una mujer protestando desde Cuba contra el gobierno de ese país, e invitando a otras mujeres a que se sumaran a su manifestación.

Según el informe de la Junta de Supervisión, en un momento, la mujer dice que en Cuba no se puede contar con los hombres porque son “ratas”, luego indica que los hombres en Cuba son “yeguas” que cargan excrementos humanos. El vídeo se reprodujo más de 90 mil veces, se compartió en casi mil ocasiones.

El video en cuestión fue publicado en los días cercanos al primer aniversario de las protestas del 11J contra las restricciones a las libertades fundamentales, la respuesta del gobierno cubano a la pandemia del Covid-19 y las dificultades cotidianas económicas, sociales y de salubridad de los ciudadanos. La publicación se dio solo días después de que un adolescente afrocubano fuera asesinado en un incidente que involucró a la policía. La mujer que hablaba en el video, hacía referencia al homicidio, al indicar que «no podemos seguir permitiendo el asesinato de nuestros hijos».

Una semana después de esta publicación, un usuario de Instagram, denominado por Meta como ‘clasificador de discurso hostil’, identificó el contenido como una posible violación de las políticas de Meta y lo envió para revisión. Al día siguiente, un moderador de Meta revisó el contenido y dictaminó que la publicación violaba una regla comunitaria enmarcada en el discurso de odio, específicamente cuando la mujer comparaba a los hombres con “ratas y yeguas”.

El caso fue revisado posteriormente por dos moderadores adicionales, quienes coincidieron con la decisión inicial. Pero no fue sino hasta siete meses después, el 24 de febrero del 2023, que el video fue eliminado de Instagram.

El informe señaló que este retraso fue causado por una demora en el programa de revisión secundaria de respuesta temprana de Meta bajo el sistema de verificación cruzada. Según la explicación dada por la Junta de Supervisión, este sistema de Meta proporciona capas adicionales de revisión humana mientras mantiene el contenido en línea, especialmente para ciertas publicaciones que violan las políticas de la empresa.

El mismo día que se eliminó el contenido, la cuenta que subió el video a Instagram apeló la decisión de Meta. El contenido fue revisado nuevamente por un moderador, quien el 26 de febrero confirmó el fallo inicial. De acuerdo al informe, el contenido no se remitió a expertos en políticas internas para una revisión adicional en este momento.

La cuenta de noticias afectada apeló nuevamente la decisión, pero esta vez ante la Junta de Supervisión. En su apelación ante la Junta, enfatizaron que la mujer del video se refería a las protestas de julio del 2021 y sugirieron que la mujer estaba “pidiendo a los hombres cubanos que hicieran algo para resolver la crisis socioeconómica”. También abogaron por que las plataformas de redes sociales “comprendan mejor la crítica situación en Cuba”.

Comentarios públicos sobre el caso

Para decidir la apelación, la Junta de Supervisión estableció un proceso público con el fin de recibir comentarios externos sobre el caso, y así tomar una decisión final. El organismo recibió al menos 19 comentarios relevantes (5 de Europa, 9 de Estados Unidos y Canadá, 3 de Latinoamérica, 1 del Medio Oriente y el Norte de África, y 1 de Oceanía). Entre los comentarios se incluyen los de algunos funcionarios de Human Rights Watch, Cuban Research Institute, Prisoners Defenders International, Diario de Cuba y Human Rights Foundation, entre otros.

En Cuba, el régimen no solo impide la libertad de expresión, ejerce la censura digital y reprime a los ciudadanos que discrepan de la situación política, social y económica, sino que es el principal promotor de los discursos de odio: por un lado, ejerciéndolo abiertamente mediante sus voceros e intoxicando la discusión pública en ambientes de protesta mediante agentes infiltrados entre los manifestantes; por otro, normalizando ese lenguaje a través de una educación y de una prensa ideologizadas y totalitarias, que constantemente apelan a estigmatizar a los ciudadanos que disienten, a los que históricamente han llamado ‘escorias’, ‘gusanos’, etc. Como resultado, generaciones enteras de cubanos han crecido y se han educado ‘dentro’ del lenguaje de odio, algo que requerirá un gran esfuerzo, mucho tiempo y labor pedagógica para ser revertido”, indicó en sus comentarios públicos Pablo Díaz Espí, de Diario de Cuba.

Por su parte, Sebastián Arcos, director asociado del Cuba Research Institute en la Universidad Internacional de la Florida (FIU), indicó:

No soy un usuario de redes sociales, pero estoy familiarizado con el debate en curso sobre el delicado equilibrio entre el abuso de las redes sociales para difundir información falsa o discurso de odio, y proteger la libertad de expresión y la libertad de prensa. Creo que las redes sociales deberían priorizar la protección de estas libertades, especialmente cuando abordan contextos caracterizados por un espacio cívico restringido, como es el caso en la Cuba de hoy. Creo que la decisión de Meta de eliminar este contenido en particular es incorrecta”.

Otro de los comentarios publicados en el informe, enfatizó que los adjetivos usados por los oprimidos contra los opresores no son discurso de odio en ningún momento.

Los hombres son el grupo gobernante en todos los países de este mundo, ellos controlan gobierno, expresión, empleo en casi todos los países. Ellos son la clase gobernante. Llamar ‘rata’ a una persona no es discurso de odio cuando no eres parte de la clase gobernante. Francamente, no es un discurso de odio y punto. Ni siquiera entiendo cómo alguien puede pensar en ‘rata’ como un discurso de odio. Amenazar con dañar/matar a alguien sí es un discurso de odio. Llamar a alguien por un nombre, especialmente al grupo con mayor poder, no puede nunca considerarse discurso de odio. Es ridículo incluso pretender que lo es. No sé a quiénes contrataron para decidir esto o cómo sus reglas sobre el ‘discurso de odio’ pueden ser tan ridículas. Llamar a los opresores así no es un discurso de odio, son los oprimidos enumerando lo que sienten acerca de sus opresores”, adujo Kirsten Zielinski.

Resultados clave

La Junta de Supervisión consideró en su informe que el video no pretendía deshumanizar a los hombres en función de su sexo, desencadenar violencia contra ellos o excluirlos de las conversaciones sobre las protestas cubanas. La publicación pretendía sin ambigüedades llamar la atención sobre la opinión de la mujer sobre el comportamiento de los hombres cubanos en el contexto de las históricas manifestaciones iniciadas en julio de 2021. Con la mujer utilizando lenguaje como “ratas” o “yeguas” para dar a entender cobardía, y para expresar su frustración personal por su comportamiento.

El informe adujo además que el uso del hashtag #SOSCuba, publicado por el usuario para llamar la atención sobre las crisis económicas, políticas y humanitarias que enfrentan los cubanos, establece que las protestas son un punto de referencia histórica.

“A la Junta le preocupa cómo se tiene en cuenta la información contextual en las decisiones de Meta sobre el contenido que sí se beneficia de una revisión humana adicional. En este caso, a pesar de que el contenido se sometió a una revisión intensificada (un proceso que se supone que ofrece mejores resultados), Meta aún no logró hacerlo bien”, señaló el reporte.

El informe aduce también que Meta debe garantizar que tanto sus sistemas automatizados como sus revisores de contenido puedan tener en cuenta la información contextual en su proceso de toma de decisiones.

“En este caso, era particularmente importante proteger el contenido. Cuba se caracteriza por espacios cívicos cerrados, por lo que los riesgos asociados con la disidencia son altos y el acceso a Internet es muy restringido. Meta debería considerar cómo el contexto influye en sus políticas y la forma en que se aplican”.

Tras la anulación de la decisión de Meta, la Junta de Supervisión ha indicado que el video debe ser subido nuevamente a la cuenta de Instagram del sitio de noticias afectado, además de hacer varias recomendaciones que Meta deberá seguir, entre las que se hallan el uso de personal especializado y la mejora del flujo de trabajo en materia de Derechos Humanos, la actualización de la guía interna proporcionada a los revisores de contenido cuando sea relevante para que la empresa aborde cualquier falta de claridad, lagunas o inconsistencias que puedan resultar en errores de aplicación, como el de este caso; entre otras más.

El informe indicó que para la decisión final de este caso, la Junta contó con la asistencia de un instituto de investigación independiente con sede en la Universidad de Gotemburgo, en Suecia, que cuenta con un equipo de más de 50 científicos sociales de seis continentes, así como de más de 3.200 expertos de todo el mundo.

En las relaciones La Habana-Moscú, «es probable que Cuba se lleve la peor parte»

septiembre 28, 2023

El presidente ruso Vladímir Putin junto al gobernante cubano Miguel Díaz Canel, en la visita de este a Moscú, en octubre de 2019. (Alexander Nemenov/Pool vía AP)

Un artículo de la revista Harvard International Review (HIR) abordó esta semana cómo los gobiernos de Cuba y Rusia han ido fortaleciendo lazos tanto en el ámbito económico como en el militar, y lo que podría estar detrás de los más recientes acuerdos entre ambos regímenes.

Según el texto “Rusia está extendiendo su dependencia económica a naciones extremadamente cercanas a Estados Unidos, posicionando a Cuba como un punto de entrada de influencia al hemisferio occidental”.

Sin embargo, apunta, “con el desequilibrio de recursos e influencia, es probable que Cuba se lleve la peor parte. Sobre todo, el coste humano, más que material, podría ser extremadamente alto si Rusia decide dar marcha atrás o no cumple con las expectativas”.

A mediados de mayo, salió a la luz un nuevo plan entre Moscú y La Habana destinado a fortalecer las economías de ambos países. HIR menciona, entre otros, que Cuba le está dando a los rusos “un trato preferencial para acceder a propiedades, mercados y mano de obra”, y recuerda que esto es algo que rara vez el régimen de La Habana ha ofrecido a los inversores extranjeros.

“El gobierno prometió a Rusia una exención de sus impuestos de importación. También ha permitido a las empresas rusas utilizar tierras cubanas durante al menos 30 años”, señalan. Con ello, Moscú tendrá acceso a más tierras que las que han tenido los propios ciudadanos de la isla desde la llegada de Fidel Castro al poder en 1959.

Además de estos acuerdos comerciales, los rusos intentan vender a Cuba como un destino turístico, prometen un mayor suministro de petróleo y se enrolan en otros planes como el de la creación de una compañía conjunta de ron y la asesoría para una acería que ayude a empujar el sector de la construcción.

“Si bien estas medidas parecen poner a Cuba en el camino hacia una mayor autosuficiencia, pueden poner a la pequeña nación insular bajo el control de Rusia, que pretende construir un eje de poder rival de Estados Unidos… Si Cuba continúa volviéndose más dependiente de Rusia, simultáneamente tendrá que volverse más leal a la superpotencia para mantener el acceso a sus productos. Los que corren mayor riesgo de sufrir daños económicos son los cubanos que serían empleados en estos proyectos”, señalan.

“Si Rusia, por cualquier motivo, decide retirar sus empresas, turistas o importaciones de la nación, los empleos del Rusmarket colapsarán”, advierte el autor del texto.

Más allá de los vínculos económicos, ambos gobiernos también se entrelazan en el ámbito militar. En ese sentido, refieren los más recientes reportes de cubanos que se han unido al ejército ruso en la guerra contra Ucrania, pese a que La Habana asegura que se trata de una red de tráfico de personas impulsada por ciudadanos privados de la que ellos no forman parte.

No obstante, una reciente investigación de la revista estadounidense TIME expuso varios elementos que ponen en duda el presunto desconocimiento del régimen sobre lo que estaba ocurriendo.

“La idea de que el gobierno no estuvo involucrado es ridícula. Nada sucede sin su participación”, dijo a TIME Chris Simmons, un experto cubano en espionaje y ex oficial de contrainteligencia de la Agencia de Inteligencia de Defensa de Estados Unidos.

La revista POLITICO también publicó este lunes un reportaje que incluye testimonios de varios cubanos que han sido reclutados por el ejército ruso para luchar en la guerra.

No está claro, hasta el momento, cuántos reclutas han sido alistados en el ejército pero organizaciones como la Fundación para los Derechos Humanos en Cuba (FHRC), con sede en Miami, ha rastreado al menos 746.

Durante la Guerra Fría, Moscú apoyó al gobierno del fallecido dictador Fidel Castro proporcionándole miles de millones de dólares en alimentos, maquinaria y otros bienes. Aunque los subsidios fueron retirados con el colapso de la Unión Soviética en 1991, bajo el mandato del presidente Vladímir Putin estas relaciones se han ido fortaleciendo nuevamente.

Las leyes cubanas obligan al régimen a encarcelar a los mercenarios reclutados para la guerra de Rusia en Ucrania

De no procesarlos y sancionarlos, el régimen estaría incumpliendo las leyes de Cuba y sus obligaciones como miembro de la ONU.

LUCÍA ALFONSO MIRABAL

La Habana 22 Sep 2023 DIARIO DE CUBA

Familiares de cubanos reclutados para pelear en la guerra de Ucrania del lado ruso han pedido ayuda en las redes sociales para que ellos regresen a Cuba sanos y salvos, sin pensar que las leyes locales castigan a los mercenarios con la cárcel. 

El Código Penal aprobado en mayo de 2022 y puesto en vigor en diciembre castiga con penas de diez a 30 años de privación de libertad o pena de muerte a quienes incurren en el delito de mercenarismo

Meses antes de que fuera aprobado, la Seguridad del Estado amenazaba a periodistas independientes con la prisión, por supuestamente cometer ese delito al reflejar en los medios una Cuba distinta a la que muestra la prensa estatal.

Ahora las autoridades de la Isla están ante casos claros de mercenarismo, cometidos por ciudadanos que, como víctimas de la miseria y la falta de opciones para mejorar su situación y las de sus familias, se involucraron en una guerra ajena.

Mientras otros cubanos tienen los recursos para emigrar o arriesgan sus vidas en el mar para huir de la Isla, estos vieron una vía de escape en el conflicto armado iniciado por Rusia.

Los cubanos que pelean en Ucrania se enrolaron en el Ejército ruso por un salario mensual de 204.000 rublos (2.071 dólares) y la posibilidad de obtener la nacionalidad rusa de manera exprés. 

El Artículo 135 del Código Penal cubano define como mercenaria a «cualquier persona que, con el fin de obtener el pago de un sueldo u otro tipo de retribución o beneficio personal, se incorpore a formaciones militares, o empresas militares privadas, integradas total o parcialmente por individuos que no son ciudadanos del Estado en cuyo territorio se proponen actuar».

Teniendo en cuenta que esos cubanos tienen la oportunidad de convertirse en ciudadanos rusos y en un futuro llevar a sus familias a su patria adoptiva, es muy probable que no retornen a Cuba. Sin embargo, eso no debe librarlos del alcance de la ley penal, pues pueden ser juzgados bajo el procedimiento contra imputados, acusados y sancionados ausentes, establecido en los artículos 756 y siguientes.

Las autoridades de la Isla han amenazado con este procedimiento a disidentes cubanos radicados en el exterior, por presuntamente promover acciones contra el orden constitucional. 

Específicamente, el Artículo 766 del Código Penal actual dispone que «puede continuarse hasta la resolución definitiva (sentencia), la tramitación del proceso contra el imputado o acusado declarado en rebeldía, cuando se trate de: a) Delitos contra los intereses fundamentales, políticos o económicos de la República; b) hechos punibles contra la humanidad o la dignidad humana; c) del delito trasnacional y del crimen organizado; y, d) otros previstos en los tratados internacionales en vigor para la República de Cuba».

Cuando varios medios de Estados Unidos y de la prensa independiente cubana revelaron la presencia de mercenarios de la Isla en las tropas de Rusia, el régimen tuvo que condenar públicamente la participación de esos cubanos en el conflicto armado, pese a que combaten en el bando de su aliado y a que el Gobierno cubano ha apoyado abiertamente la invasión rusa desde el inicio. 

En un mensaje publicado en la red social X (antes Twitter), el ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez Parrilla, hizo alusión a la legislación nacional para manifestar la oposición del Gobierno a la presencia de cubanos en la guerra de Ucrania, al mercenarismo y a la trata de personas.

De no procesar y sancionar a los mercenarios, el régimen estaría incumpliendo las leyes de Cuba y sus obligaciones como miembro de la Organización de Naciones Unidas (ONU).

El 4 de diciembre de 1989, la Asamblea General de la ONU aprobó la Convención Internacional contra el reclutamiento, la utilización, la financiación y el entrenamiento de mercenarios. A diferencia de otros tratados internacionales, en este caso no hubo proceso de firma ni de ratificación. Todos los Estados miembros de la organización están obligados a cumplirla.  

Además, el Estado cubano aspira a volver a ocupar un asiento en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU. Uno de los requisitos que deben cumplir los Estados para ser electos es respetar todas las convenciones adoptadas por la Asamblea General.

El Artículo 8 de la Constitución cubana dice que todo lo prescrito en los tratados internacionales en vigor para la República de Cuba será parte del ordenamiento jurídico interno, lo que también obliga al Estado cubano a respetar la convención.

De acuerdo con ese tratado internacional, los Estados parte se comprometen a no recurrir al reclutamiento, la utilización, la financiación o el entrenamiento de mercenarios, y a prohibir esas actividades. 

Además, los Estados están en el deber de extraditar o a procesar a los mercenarios que se encuentren en su territorio, independientemente de que el delito se haya cometido allí o en otra parte, así como a denunciar y colaborar en los procesos de justicia que se han de seguir contra el mercenarismo.

Según los artículos 4, 5 y 6 y otros, serán cómplices de mercenarismo los Estados parte que no cooperen en la prevención de los delitos o dejen de adoptar todas las medidas para impedir que se cometan en sus respectivos territorios.

https://diariodecuba.com/cuba/1695381019_49894.html

Madre cubana se va de frente contra presidente Petro y desenmascara al aire verdad sobre dictadura en la isla; relató cómo es su precario sistema de salud

La mujer sentenció en SEMANA que su hija ha sufrido “las violaciones de sus derechos” desde hace mucho.

21 de septiembre de 2023

Vicky en Semana

“Los Castro cuidaron que los niños tuvieran comida, salud y educación. En cambio tú, Duque, los bombardeaste. Creíste que si morían los niños moría el comunismo, tanta estupidez pensaste. Me importa un pito los que se creen demócratas con la sangre de niños colombianos y cubanos en sus manos”, precisó el actual mandatario.

Tras el impacto internacional que tuvieron estas afirmaciones, Ketty Méndez, una cubana que ha padecido los horrores de la dictadura, habló en exclusiva este jueves con Vicky en SEMANA, y manifestó que se sintió bastante ofendida con el trino del presidente de la República.

La mujer, de igual manera, aprovechó el diálogo con este medio para describir cómo es el precario sistema de salud de la isla. Incluso, aseguró que hay una escasez de medicamentos bastante grande en toda la nación centroamericana.

“Yo vivo en La Habana, y me sentí ofendida. Lo único que puedo pensar es que eso que dijo es una gran mentira. Yo tengo una hija de 25 años, es decir que desde hace más de dos décadas están ocurriendo las violaciones de derechos en contra de mi hija y la falta de atención. Esto no es de ahora. Me sentí insultada, no puedo creer que estén vendiendo una Cuba que no es, una Cuba paraíso que no existe, señaló inicialmente.

Luego, sentenció: “El sistema de salud en Cuba apenas si funciona a nivel de áreas. Los llamados consultorios ya no funcionan, muchos médicos han renunciado. En cuanto a medicamentos, no hay. Mi hija tiene una tarjetón para un medicamento que hace mucho no se lo dan, me ha tocado pagar miles de pesos en el mercado negro para que no se muera. Hace unos meses me dieron una insulina vencida”.

La mujer no pudo contener el llanto cuándo se le preguntó sobre si añora un cambio en el sistema político de la isla, para que la democracia reemplace al régimen autoritario que gobierna actualmente, y puntualizó que uno de sus grandes sueños es ver a Cuba libre.

“Yo añoro la democracia, añoro la libertad y añoro ver a mi Cuba libre. Libertad es lo único que quiero para mi Cuba. No más comunismo, no más socialismo, no más mentiras, no más miseria, no más engaño al mundo entero con una fachada de una Cuba paraíso. Cuba está muriendo, Cuba duele. Cada gobernante, cada político que viene a Cuba no ve la realidad. Todo es una fachada”, concluyó.

Cubanos narran la realidad de Cuba y su dictadura con Miguel Díaz-Canel | Vicky en Semana

Periodista Henry Constantín fue liberado sin cargos tras 5 días detenido en La Habana

septiembre 19, 2023

Henry Constantín, director de La Hora de Cuba.Compartir

El periodista independiente Henry Constantín Ferreiro anunció en sus redes sociales que fue liberado este martes, tras permanecer cinco días en el centro de detención El Vivac, en La Habana.

El periodista de Camagüey fue detenido en la capital cubana el pasado viernes, en ocasión de celebrarse la Cumbre del G77+China, que reunió en esa ciudad a numerosos jefes de estado.

«Ya estoy libre, en las afueras del Vivac habanero. O medio libre, es verdad, porque quiero seguir en Cuba, y haciendo periodismo», escribió en su perfil de Facebook el director de la publicación independiente La Hora de Cuba.

El comunicador, que durante años ha representado a la isla ante la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), indicó en su comentario que durante esta detención temporal no le presentaron acusaciones y que fue liberado «sin cargos ni nada más, sin explicaciones, como mismo me detuvieron, me soltaron».

En su post dio a entender que había perdido peso durante los días de encierro y que había salido de prisión «con libras de menos e historias difíciles, mías y ajenas, de más».

La organización Artículo 19 exigió este lunes la liberación inmediata del periodista camagüeyano.

“Nos preocupa profundamente la detención arbitraria que ha sufrido el periodista independiente Henry Constantín”, dijo a Martí Noticias, Mikaelah Drullard, investigadora del programa de Centroamérica y el Caribe de Artículo 19.

La experta se refirió también a una detención anterior, que tuvo lugar el 4 de septiembre, en Camagüey, mientras intetaba dar cobertura al juicio contra la activista Ienelis Delgado Cué.

“Nos preocupa que esta detención arbitraria no es nueva, sino que es reiterada, ya que el 4 de septiembre también fue detenido arbitrariamente de derivados de la realización de su labor periodística en la Isla”, precisó la investigadora de Artículo 19.

Cubanos protestan contra Díaz-Canel en Nueva York

septiembre 19, 2023

Redacción Martí Noticias

Manifestantes protestan frente a Misión de Cuba en Nueva York, 18 de septiembre del 2023.

Este lunes en la tarde se realizaron varias protestas de cubanos exiliados en Nueva York, donde se lleva a cabo la Asamblea General de la ONU. Las actividades comenzaron a las dos de la tarde, con una manifestación organizada por el podcast Lei Nai Shou frente a la Misión de Cuba.

Uno de sus organizadores y anfitrión del podcast, Tomas Castellanos, dijo a Martí Noticias que convocaron la manifestación para protestar por la represión de las libertades en Cuba, mencionando que hay mas de mil presos políticos y una situación economica difícil para los ciudadanos.

“Ya estamos viendo las últimas letras de esta historia y se puede ver porque es un sistema que ya está destruido y no funciona nada bien”, opinó Castellanos.

Posteriormente, los manifestantes se trasladaron a un parque cercano a la sede de la ONU para continuar con sus esfuerzos de dar a conocer la realidad cubana y protestar por la presencia del presidente Miguel Díaz-Canel en la Asamblea General de la ONU.

“Ha sido lamentable, es muy frustrante verlo llegar, ver que le dan la visa, que está aquí y lo peor, que va a hablar en Naciones Unidas, un organismo que todos los meses recibe denuncias por parte de la sociedad civil cubana de desapariciones forzosas, detenciones arbitrarias, de torturas dentro de las prisiones”, declaró la artista y activista Anamely Ramos.

En la galería de arte Blue Gallery, con el auspicio de la organización de derechos humanos, Freedom House, se presentó una muestra de arte de artistas cubanos, nicaraguenses y venezolanos titulada “Voces Silenciadas: Artistas Desafiando la Represión”, que incluye piezas de Luis Manuel Otero Alcántara, Maykel Castillo “El Osorbo”, y el caricaturista Arístide Pumariega.

“Estamos muy preocupados por el nivel de represión en Cuba, Nicaragua y Venezuela pero también queriamos llevar el mensaje de la repression, del sufrimiento con una manera distinta de nuestros informes anuales. Queriamos hablar ditectamente al corazón del público, de los ciudadanos del mundo que necesitan enterarse del drama que está ocurriendo en estos tres paises”, dijo a Martí Noticias Alessandra Pina, directora de los programas de las Américas de Freedom House.

Sobre la presencia de Díaz-Canel en Nueva York, Pina dijo que Freedom House piensa que todos los países necesitan traer su voz a las instituciones multilaterales, aunque les preocupa “el peso del gobierno cubano en el Consejo de Derechos Humanos”.

“Pensamos que es responsabilidad de las democracias que sean los países con mejores récords de derechos humanos los que tengan peso en Ginebra. Esperamos que en octubre, cuando se elijan los miembros activos del Consejo de Derechos Humanos, que los países entiendan la responsabilidad de este voto”, explicó.

Cuba Siglo 21: ‘Las remesas acomodaron a la autocracia que controla el poder en Cuba’

DDC

Madrid 19 Sep 2023

‘El monto de esas remesas es un indicio del potencial inversionista de la diáspora en la futura reconstrucción y desarrollo de Cuba’, señala el laboratorio de ideas.

Ilustración sobre el conglomerado de empresas operados por GAESA. CUBA SIGLO 21

En 30 años, el exilio ha enviado a Cuba un total de 52.251.990 millones de dólares en efectivo, y otros 50.000 millones de dólares en bienes de consumo, calculó el laboratorio de ideas Cuba Siglo 21. «Esta ha sido la línea de crédito más jugosa y sin intereses que logró acomodar la autocracia que controla el poder en Cuba a su conveniencia», valoró en una nota de prensa.

Aunque las remesas «son el soporte financiero de la subsistencia de millones de cubanos» dentro de la Isla, la metodología creada por GAESA para apropiarse de ellas «ha apuntalado a un régimen que, pese a esa inyección constante de capital, se derrumba por su propia incompetencia», señaló la organización dirigida por el economista Emilio Morales.

«El monto de esas remesas es un indicio del potencial inversionista de la diáspora en la futura reconstrucción y desarrollo de la Isla, una vez que existan las libertades políticas y económicas necesarias para ello y que hoy siguen siendo inexistentes», añadió Cuba Siglo 21.

El laboratorio de ideas recordó que las remesas no fueron concebidas para cambiar el modelo económico y desarrollar el país. Desde un inicio, las remesas a Cuba, al igual que las inversiones extranjeras y el turismo, fueron pensadas por Fidel Castro como una respuesta coyuntural, que eventualmente se podría luego revertir o regular si se hacía necesario, a la sobrevivencia del régimen. No eran una oportunidad para desarrollar la economía, sino un «mal necesario» y siempre reversible.
 
Para Emilio Morales, las remesas han transitado en tres etapas:

  • En el periodo 1993-2006 Cuba recibió por concepto de remesas un total de 11.751 millones de dólares en efectivo.
  • La segunda etapa (2007-2018) fue la de mayor impacto. Las remesas alcanzaron un volumen de 31.311 millones de dólares en efectivo.
  • En la tercera etapa (2019-2023) se produjo un gran declive de las remesas al caer 70,83% en el 2021 (1.084 millones de dólares) en comparación con el 2019 (3.716 millones de dólares), año previo a la pandemia. En el 2022, el primer año post pandemia, las remesas alcanzaron 2.040 millones de dólares, lo cual significó un declive de 45.1% en comparación con el 2019.

Cuba Siglo 21 advirtió que las remesas son para el régimen cubano un negocio redondo porque los dólares nunca llegan a las manos de los cubanos, se quedan en las cuentas bancarias de las empresas manejadas por GAESA (Grupo de Administración Empresarial S.A.) fuera de Cuba. Los cubanos reciben las remesas en tarjetas bancarias que solo sirven para comprar en las propias tiendas de GAESA (donde les venden productos al doble o el triple de su costo de importación). Un cubano nunca puede extraer los dólares enviados por su familiar.

En cuanto al eventual poder capitalizador de las remesas en una democracia futura, Cuba Siglo 21 consideró que «la diáspora cubana tiene el potencial de inyectar más de 20.000 millones de dólares en un periodo de 24 a 36 meses si el país transita a una democracia con Estado de Derecho y libre mercado. No se trata solo de los multimillonarios de origen cubano, sino de los cientos de miles que podrían invertir parte de sus ahorros o sacar líneas de crédito para levantar negocios junto a sus familiares en el país en que nacieron».
 
«Para aprovechar este potencial —estimó Cuba Siglo 21— es necesario liberar al mercado y los empresarios de las regulaciones económicas que hoy imperan en la Isla (…) Son los propios cubanos residentes en la Isla, en alianza con sus familiares en el exterior, los que verdaderamente pueden ser copropietarios de un nuevo tejido empresarial que, siendo verdaderamente libre, sería el motor inmediato y más seguro para recuperar el bienestar de la población, así como impulsar la reconstrucción y el desarrollo nacional».

El régimen de Cuba aspira a que la Unión Europea financie la represión

‘La subordinación de la sociedad al Estado está siendo desbordada por la complejidad social y su visibilidad en las instituciones internacionales.’

DIMAS CASTELLANOS

La Habana 09 Ago 2023

El pasado 12 de julio, el Parlamento Europeo aprobó una resolución que condena la violación sistemática de los derechos humanos en Cuba. Insta a liberar a los presos políticos, critica las detenciones arbitrarias, pide al alto representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad que reconozca la existencia de una oposición política en la Isla y solicita sanciones contra los responsables de las violaciones, incluyendo al presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel.

Seis días después, el 18 de julio, la tercera Cumbre Unión Europea-Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (UE-CELAC), trató, entre otros temas, la asignación de recursos financieros para promover la estabilidad económica y reducir el endeudamiento exterior de los países de América Latina y el Caribe.

De un lado, la Cumbre está relacionada con el interés de la UE por las relaciones con América Latina y el Caribe, debido a la creciente presencia de China en la región, y de otro lado, Cuba está inmersa en una crisis estructural, una de cuyas manifestaciones es la insolvencia financiera. La relación entre esos dos eventos pudiera tener consecuencias para el Gobierno cubano. ¿Por qué?

Porque la revolución de 1959 concentró el poder en manos del líder, la propiedad en manos del Estado, y desmontó la sociedad civil. Hoy, debido a eso, los cubanos carecen de los derechos y libertades que sustentan la condición de ciudadano y requieren, por ello, del acompañamiento externo. En ese sentido, la UE, la mayor organización supranacional del mundo, por su historia de relaciones con Cuba y por ser el primer socio comercial de la Isla, es una de las fuerzas externas con condiciones y capacidad para acompañar a Cuba en el tránsito hacia la democracia.

Como las autoridades cubanas carecen de voluntad política para emprender la reforma estructural que el país requiere, utilizan su influencia externa para consensuar posiciones que le permitan recibir beneficios sin alterar la esencia del sistema implantado, lo cual explica el discurso de Miguel Díaz-Canel en la Cumbre: «Somos países independientes y soberanos, con una visión de futuro en común (…) La expoliación colonial y el saqueo capitalista convirtieron a Europa en acreedora y a América Latina y el Caribe en deudores. Las políticas financieras de la UE siguen imponiendo barreras al desarrollo de nuestra región. Se requiere —como se ha planteado aquí por varios— una reforma integral de la arquitectura financiera heredada de la Guerra Fría y de Brettton Woods, y buscar soluciones al grave problema de la deuda externa, que hemos pagado varias veces (…) El respeto inalienable de cada país de decidir su propio sistema político, económico y social, sin imposiciones de pretendidos paradigmas culturales, democráticos y de derechos humanos, debe primar en nuestras relaciones».

Aunque las resoluciones del Parlamento Europeo no son de obligatorio cumplimiento, al representar la opinión de los ciudadanos de la UE, pudieran ser un obstáculo para que Cuba reciba financiamiento junto con los países de América Latina y el Caribe. Todo depende de la relación entre las tres instituciones determinantes de la UE: la Comisión Europea (principal órgano ejecutivo), el Parlamento Europeo (órgano legislativo) y el Consejo de la Unión Europea (principal instancia decisoria de la UE, que representa a los estados miembros). Es decir, la condena del Parlamento al Gobierno de Cuba por la violación sistemática de los derechos humanos podría alzarse como obstáculo para recibir financiamiento sin antes cambiar una conducta que tiene una larga historia. Veamos:

Los países miembros de la UE sostuvieron relaciones bilaterales con Cuba hasta 1996, cuando la fuerza aérea cubana derribó dos avionetas de Hermanos al Rescate y el Gobierno de la Isla desató la represión contra la concertación opositora Concilio Cubano. En respuesta, la UE asumió la Posición Común para alentar una transición a la democracia pluralista, el respeto a los derechos humanos y mejorar las condiciones de vida del pueblo cubano.

En 2002, en un momento de distensión, la UE instaló una delegación en La Habana y el Gobierno de Cuba inició las gestiones para incorporarse al Acuerdo de Cotonú (qu regula las relaciones de cooperación entre la UE y los países de África, Caribe y Pacífico, y es de carácter vinculante respecto a las libertades fundamentales, los derechos humanos y la democracia). Sin embargo,  en 2003 el encarcelamiento de 75 opositores pacíficos y el fusilamiento de tres jóvenes que intentaron capturar una lancha para huir del país, condujeron al Consejo de la UE a reafirmar la Posición Común.

En 2008 Cuba decidió reiniciar el diálogo político con la UE y liberó a algunos de los prisioneros políticos, pero en 2010 prohibió la entrada al eurodiputado español Luis Yáñez, y el prisionero político Orlando Zapata Tamayo murió en una prolongada huelga de hambre. El inicio de la liberación de los presos políticos, aunque influyó en la UE, fue considerado por esta como un paso insuficiente, por lo cual mantuvo la Posición Común. En su lugar, otorgó un mandato de negociación a la Comisión Europea para estimular a la contraparte cubana a profundizar el camino iniciado.

En 2014, en respuesta a la liberación de los presos políticos de 2003, el Consejo de la UE autorizó a la alta representante para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, a reiniciar las negociaciones que condujeron al Acuerdo de Diálogo Político y de Cooperación, firmado en 2016, cuya aplicación provisional comenzó en 2017.

La UE, en el «Informe Anual sobre Derechos Humanos y Democracia en el Mundo» del año 2021, señaló que en Cuba la libertad de expresión, de asociación y de reunión seguía siendo objeto de importantes restricciones; lamentó que el Gobierno cubano no apoyara las recomendaciones procedentes de los estados miembros de la UE; ubicó a Cuba entre los primeros diez países en el mundo carentes de libertad de prensa; y planteó que el desacato y la propagación de las epidemias se utilizaron para restringir la información ciudadana en las redes sociales. De esa fecha acá el retroceso en materia de derechos humanos ha sido permanente. Su máxima expresión fueron las detenciones arbitrarias y las elevadas condenas a los manifestantes del 11 y 12 de julio de 2021.

El diálogo político carece de sentido si el Gobierno cubano no da verdaderas señales de respeto al pueblo que supuestamente representa. Para ello, además de rectificar la política de represión hacia la población civil —orientada por el primer mandatario Miguel Díaz-Canel en representación de los altos dirigentes del Estado, bajo el mandato: «la orden de combate está dada», pronunciado públicamente el 11J—, liberar a los prisioneros políticos y establecer justicia ante la denuncia de maltratos y torturas en las cárceles, debe ratificar el Pacto de Derechos Civiles y Políticos y el Pacto de Derechos Económicos Sociales y Culturales, firmados en febrero de 2008, y adecuar la legislación interna a esos documentos, que constituyen el fundamento de la participación ciudadana.

«Por férreo que sea el control establecido por el Estado —como expresara la filósofa alemana, nacionalizada estadounidense, Hannah Arendt—, la facultad de los ciudadanos para actuar políticamente no desaparece por completo». En Cuba, por suerte, la subordinación de la sociedad al Estado, instaurada desde 1959, está siendo desbordada por la complejidad social y su visibilidad en las instituciones internacionales.

Carlos Alberto Montaner, el cubano que nos enseñó a debatir

YOANI SANCHEZ

Lo había leído en esos libros forrados que pasaban de mano en mano en la Cuba de los años 90. Luego, en nuestra Isla donde la censura había ensayado todas sus formas, se colaron varios videocasetes con algunas de sus participaciones en programas televisivos extranjeros. Tenía una forma de hablar y argumentar tan diferente a los líderes que nos gritaban desde la tribuna que no había manera de despegar la mirada de la pantalla. Culto, calmado, sin sobresaltos y con una habilidad verbal prodigiosa, Carlos Alberto Montaner practicaba un ejercicio que se había perdido en la vida política nacional: debatir con respeto y argumentos.

No en balde Fidel Castro lo odiaba tanto. Comparado con el hombre de letras, versátil, disciplinado y que escuchaba atento a su interlocutor, nuestro caudillo tropical se veía más histérico, burdo y autoritario. En un hipotético duelo oral entre ambos era fácil determinar quién convencería más a la audiencia, emocionaría mejor y esgrimiría los datos más fiables. El miedo a encontrarse con Montaner en algún evento internacional y salir malparado de un intercambio de frases debió atormentar por décadas al dictador, que siempre quiso ser escritor y solo consiguió convertirse en un disparatado orador sin vuelo poético alguno.

El discurso oficial presentó al exiliado, que escapó de la Isla en 1961, como la «bestia negra» del castrismo, el enemigo público uno de la nación y acuñó que era un terrorista violento porque no podía vencerlo en el terreno de la palabra. Hicieron que varias generaciones de cubanos no leyeran sus textos en la escuela y, ni siquiera así, lograron que la gente no lo conociera en el país donde había nacido en aquel lejano 1943.

Cuando abrí mi blog Generación Y, en abril de 2007, uno de los primeros ataques que recibí de parte de los voceros del régimen era el de un supuesto entrenamiento que Montaner me había dado en España para regresar a la Isla y empezar a publicar una bitácora. En aquel momento me generaba miedo e indignación que mintieran con tanta impunidad, pero hoy solo me provoca risas y el orgullo de ver que, aunque yo ni siquiera conocía para entonces a ese habanero de porte elegante y elevada estatura, con aquella campaña de fusilamiento de mi reputación, en realidad estaban uniendo mi nombre al de él para siempre.

Con el paso de los años y una larga pelea por recuperar el derecho a viajar fuera de mi país, conocí finalmente al autor del Informe secreto sobre la revolución cubana. Me sorprendió el tono de su voz cuando compartimos mesa de debate en Madrid, la afabilidad de su carácter, el cariño inmediato que profesaba a todo cubano que se le acercaba, la disposición a ayudar a sus compatriotas y la absoluta falta de rencor en su actitud. Aquel no era, para nada, el hombre que habían pintado –con brocha muy gorda– los llevaitrae de la Seguridad del Estado cubana.

Luego encontré a su familia, me regaló varios de sus libros y seguimos conversando sobre Cuba, su gran obsesión. El día en que Fidel Castro murió, en noviembre de 2016, fue la primera persona a la que llamamos mi esposo y yo desde La Habana para darle la noticia. Lo vi más de una vez aclarar que ya se le había pasado el tiempo para dedicarse a la política o integrar un Gobierno, aunque fui testigo también de mucha gente que se le acercaba y le decía: «Usted tiene que ser el próximo presidente de Cuba».

Tuvo, como pocas figuras relevantes, el buen tino de sentir y actuar en consecuencia. Siempre que nos veíamos me preguntaba sobre los jóvenes en la Isla, mostraba sus esperanzas de que a las nuevas generaciones no habrían logrado extirparles del todo las ansias de libertad. Tenía razón. El 11 de julio de 2021 volvimos a marcar su número para ratificarle que no se había equivocado. Aunque con su muerte este 29 de junio en Madrid no pudo llegar a ver el fin del régimen, sí que vivió la ilusión de aquellas protestas populares, las de mayor envergadura y extensión en toda la historia de nuestro país.

Su reciente columna de despedida mostraba parte de su grandeza: era un recorrido por sus deseos, desasosiegos y expectativas. Mientras su archienemigo había muerto consumido por la ira y publicando descabelladas reflexiones, Montaner se iba engrandecido: lúcido, respetado por la comunidad intelectual y con la humildad del que sabe que el tiempo de la vida es finito pero cada segundo cuenta. Este jueves partió con la tranquilidad de haber aportado con todo su talento y energía a su tierra, a esa Isla a la que no pudo regresar físicamente pero a la que volvió, una y otra vez, a través de la escritura.

Buen viaje, amigo, la Cuba del futuro se parecerá más a tus sueños que a la pesadilla actual.

Elecciones en la crisis más profunda que vive Cuba

DIMAS CASTELLANOS

La Habana 10 Feb 2023

En las ‘elecciones’ municipales de 2022, el voto de castigo se elevó hasta el 38,90% del electorado, y en La Habana aproximadamente al 50%.
El Consejo de Estado de Cuba convocó a «elecciones generales» para designar los 470 diputados que a partir del 26 de marzo de 2023 conformarán la X Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP).

Para que el lector entienda lo que tal convocatoria significa, enumeraré siete aspectos relacionados con el mismo.

  • Las elecciones son procesos en el que los electores designan, entre una pluralidad de candidatos con programas diversos, a los que ocuparán los cargos públicos. Se trata de un ejercicio que en las sociedades democráticas constituye una de las formas legítimas en que los ciudadanos participan activamente en la vida pública.
  • La pluralidad de candidatos es sinónimo de pluralidad de opciones. En Cuba, donde constitucionalmente existe un solo partido político, la opción se reduce a elegir entre personas, no entre programas, lo cual explica que los aspirantes se presenten ante el elector mediante una síntesis biográfica sobre los estudios o trabajos realizados, su pertenencia a alguna de las organizaciones permitidas y el cumplimiento de las tareas que les fueron asignadas.
  • Las elecciones son una manifestación de la voluntad popular en el quehacer político que abren, al ciudadano, el acceso al poder institucional y a su ejercicio. En Cuba la Constitución declara que el Partido Comunista, «organiza y orienta los esfuerzos comunes en la construcción del socialismo y el avance hacia la sociedad comunista». Sin embargo, a pesar de que ese proyecto ha conducido a la pobreza material y espiritual de los cubanos, el que no comparta ese principio ideológico, queda excluido.
  • La igualdad de oportunidades de elegir y ser elegidos, de formar sus preferencias y expresarlas públicamente —un requisito para que la participación ciudadana sea efectiva—, resulta imposible cuando los derechos y libertades solo se pueden emplear para apoyar y defender al sistema político establecido; sistema, que constitucionalmente está declarado «irrevocable». Como si la historia de Cuba hubiera terminado.
  • Las últimas elecciones libres competitivas se celebraron en Cuba en 1948. (Las elecciones de 1954 y 1958, por las condiciones en que se celebraron, aunque fueron multipartidistas, no se pueden calificar como libres y democráticas.) Como para participar en ellas se exigía haber cumplido los 20 años de edad, los que votaron en esa oportunidad fueron los nacidos antes de 1928. Por tanto hoy, solo los mayores de 95 años, si es que conservan la memoria, tienen una experiencia sobre elecciones.
  • El 8 de enero de 1959 el líder de la revolución aseguró que se iba a convocar a elecciones en «el más breve plazo de tiempo posible». Sin embargo, al mes siguiente, el 7 de febrero, la Constitución de 1940 fue sustituida por la Ley Fundamental del Estado Cubano, con la cual la promesa se convirtió en aquella consigna: «Elecciones para qué».
  • Las elecciones son una manifestación de la soberanía popular; un concepto que Rousseau, en El Contrato Social o Principios del Derecho Político (1762), definió así: «de la unión de las personas para defender y proteger sus bienes emana una voluntad general que convierte a los contratantes en un cuerpo colectivo político. Al ejercicio de esa voluntad general, devenida poder, se le denomina soberanía y al sujeto que la ejerce, es decir, al pueblo, soberano». «Precisamente –expresó Fidel Castro en su defensa durante el juicio por el asalto al cuartel Moncada– en esta filosofía se alimentó nuestro pensamiento político y constitucional que fue desarrollándose desde la primera Constitución de Guáimaro hasta la de 1940».

Esos siete aspectos, históricos y conceptuales, indican que lo que ocurrirá el 26 de marzo, no califica como elecciones.

El procedimiento

La Constitución vigente establece que la soberanía reside en el pueblo, pero que la misma es ejercida «por medio de las Asambleas del Poder Popular y demás órganos del Estado que de ella se derivan». Es decir, la soberanía se desplaza del pueblo a instituciones, cuyo funcionamiento es tan sencillo como engañoso.

En las reuniones de vecinos a mano alzada se eligen los candidatos a delegados de circunscripción. De ellos los que resultan ratificados conforman las Asambleas Municipales del Poder Popular (AMPP), donde termina la supuesta soberanía del pueblo. Los plenos de las organizaciones de masas —Central de Trabajadores de Cuba (CTC), Comités de Defensa de la Revolución (CDR), Federación de Mujeres Cubanas (FMC), Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP), Federación Estudiantil Universitaria (FEU) y Federación de Estudiantes de la Enseñanza Media (FEEM)— están facultados por la Ley electoral para proponer los precandidatos a la ANPP. En este paso, según el diario Granma del pasado 20 de diciembre, la CTC hizo 920 proposiciones, los CDR 342, la FEU unos 300, la FEEM 200 y así sucesivamente. Lo interesante es que esas propuestas no tienen que haber sido elegidas previamente por el pueblo. Las Comisiones de Candidaturas —integradas por las mismas organizaciones de masas—son la que conforman las candidaturas finales, con potestad para incluir en ellas hasta la mitad de los candidatos sin necesidad de que hayan sido electos por el pueblo. Se trata pues, de un sistema diseñado para aparentar elecciones y garantizar la continuidad, pues los plenos de las organizaciones de masas y las Comisiones de Candidatura responden al poder establecido. Por tanto, las figuras que ocupan los cargos determinantes no tienen que provenir de los elegidos a nivel de circunscripción, pues las Comisiones de Candidaturas garantizan su presencia.

Finalmente los aspirantes al Parlamento son distribuidos por los 169 municipios, donde los «electores» en cada uno de ellos eligen a los candidatos a diputados que luego integrarán los órganos centrales del poder y sus más altos cargos. Por ejemplo, un candidato «elegido» por el municipio de Santa Clara puede ser el Presidente del país, con sólo el 0,21 del total de cubanos con derecho al voto. Así de sencillo es la peculiaridad del sistema electoral cubano.

«Elecciones» en medio de la crisis más profunda

Las «elecciones» del 26 de marzo tendrán lugar en medio de la crisis más profunda de la historia de Cuba, con un pueblo inmerso en una pobreza creciente, permanentes protestas públicas y un éxodo masivo, lo que ha puesto a la orden del día la merma de gobernabilidad y el debate de que si Cuba es o no un Estado fallido. Una de las manifestaciones de tal estado de cosas fueron las «elecciones» municipales del 27 de noviembre de 2022, cuando el voto de castigo se elevó hasta el 38,90% del electorado, y en la capital del país a la mitad de los cubanos aproximadamente.

Por lo anterior el Gobierno, para realmente legitimarse está obligado a cambiar el sistema electoral y, con él, al modelo totalitario impuesto. Pero en su lugar, en ausencia de voluntad política, ha optado por transitar al modelo oligárquico de Rusia como única forma de conservar el poder y sus privilegios.

El Papa Francisco reclama al Gobierno cubano que libere a los detenidos en las protestas del 11-J

JUAN PALOP

8 Feb 2023

El cardenal Beniamino Stella, enviado del papa Francisco, pidió este miércoles en La Habana la puesta en libertad de los cubanos que participaron en las protestas antigubernamentales del 11 de julio de 2021.

Stella hizo estas declaraciones en los últimos compases de su visita a Cuba, donde ha rememorado el viaje que hizo hace 25 años al país el entonces papa Juan Pablo II, considerado entonces un gesto histórico.

«El papa desea mucho que haya una respuesta positiva» del Gobierno cubano ante las peticiones de la iglesia para la liberación de los manifestantes condenados, aseguró el cardenal en declaraciones a los medios.

Consideró a este respecto secundario que se defina legalmente como una amnistía o una clemencia, porque «las palabras pueden ser también secundarias».

«Pero es importante que los jóvenes que en un momento manifestaron su pensamiento de la forma que conocemos puedan volver a sus casas», destacó.

El cardenal aseguró que durante su visita a Cuba ha podido manifestar a las autoridades cubanas este «anhelo» de la iglesia y se mostró deseoso de que a partir del «momento útil y positivo» que ha supuesto su viaje «nazcan cosas nuevas para el pueblo cubano».

No subordinar la libertad a los cálculos de intereses

Poco antes, en un discurso en la Universidad de La Habana ante el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, el enviado del papa Francisco subrayó que “no se puede subordinar la libertad a ningún calculo de intereses, coyunturas, esperando mejores tiempos”.

Agregó asimismo que Cuba “debe ser libre de toda injerencia”, pero también favorecer que “sus hijos sean hombres y mujeres libres”. La libertad, añadió, tiene que permitir el crecimiento material y espiritual.

Stella llamó a “promover la reconciliación y la fraternidad” desde la “diversidad” y no “por similitud de ideas”, y reivindicó una “cultura del encuentro” que fomente la creación de “puentes” por los que “transitar en común”.

El papel del diálogo

En sus declaraciones a los medios, el cardenal reivindicó el papel del diálogo, desde «la bondad y el respeto», tanto en sus conversaciones con altos cargos cubanos como en las relaciones entre La Habana y Estados Unidos. «Hablando se pueden encontrar soluciones», afirmó.

El Vaticano desea que «los que tienen poder se puedan hablar, se puedan escuchar mutuamente», indicó Stella, porque de «ahí pueden salir cosas que beneficien al pueblo cubano».

«Ojalá se dé y se dé pronto (este diálogo) y se constituya en un paso importante para muchos avances que el pueblo cubano necesita mucho. Hay cosas que se deben hacer y hacer pronto», agregó.

También hizo referencia a la fuerte migración que vive actualmente Cuba, que ha perdido alrededor de un 3 % de su población solo en 2022, principalmente por la severa crisis económica, pero también por la represión política.

El enviado del pontífice pidió que los cubanos puedan hacer realidad en su país “sus anhelos y esperanzas” y que los jóvenes realicen allí sus «sueños».

Máximo Gómez y la ingratitud humana

YANDREY LAY

26 Jul 2017

El cadáver medía un metro y setenta centímetros, y quizás no llegaba a las 140 libras. El hombre tenía 69 años mal cumplidos. La guerra, el frío y el mal comer en los campos irredentos habían pasado la cuenta a su cuerpo siempre esquelético y nervioso. Nunca tuvo suerte en los negocios. La vida le sonrió pocas veces y siempre de medio lado. A su primera novia la asesinó, a machetazos, un oficial español durante la Guerra Grande. Sus hijos pasaron hambre y él mismo tuvo que empeñar el reloj, el revólver y sus lentes para seguir peleando por Cuba.

Aunque hicieron falta veinte carrozas y una larga fila de personas para cargar las ofrendas fúnebres que acompañaban su cortejo (lo cuenta Ciro Bianchi en una crónica minuciosa), nadie se imaginó que el mismo día de su muerte, el general Máximo Gómez iniciaba la más cruenta de sus batallas: la que aún libra contra el olvido.

Alguna explicación debe haber para que Máximo Gómez tenga tan poco éxito en el altar de la Patria. Cuando uno lo veía por primera vez no parecía un general, sino un estricto campesino de Baire o el Camagüey. Era flaco, de mirada viva y penetrante, modales ásperos. Así lo describe José Miró Argenter en sus Crónicas de la Guerra. También dice que su voz era invariablemente autoritaria, lo mismo con sus subordinados que con sus amigos, incluso, sus hijos.

Igual de inflexible era consigo mismo. Se acostaba al anochecer y se levantaba con las primeras luces de la mañana; comía rápido y sin alzar la cabeza; dormía en campo abierto como el más bajo de su tropa. Una vez le enviaron desde París una hermosa tienda y él la cortó en trozos para vestir a sus soldados harapientos.

La casa donde murió, el 17 de junio de 1905, brinda un pobrísimo espectáculo en el centro del Vedado habanero, calle D esquina a 5ta. La visité hace poco y, aunque solo estuve unos instantes a su alrededor, me conmovieron el abandono y el aire de miseria que ronda el lugar: las paredes desconchadas, el césped despoblado y repleto de escombros, el busto macrocefálico sobre una columnata de cemento crudo.

No permitía robos en el campamento ni abusos de autoridad. Tampoco admitía bromas ni sobornos. Fue siempre una espina para aquellos que medraban a la sombra del coraje, una flor de piedra que solo prosperaba en lo más crudo de la manigua.

La vida lo enfrentó con sus iguales: Carlos Manuel de Céspedes lo cesanteó por un asunto de convoyeros; tuvo sendas disputas con Flor Crombet y Antonio Maceo. Pero jamás aceptó recibir compensación por sus servicios a la Patria. «Prefiero libertar hombres a gobernarlos», respondió cuando le propusieron la presidencia de la República.

Buscaba la tarja que explica el pasado glorioso de esta casa, cuando vi un andamio… o algo parecido. La custodio me observaba recelosa desde la puerta del edificio.

—¡Qué bien! — le dije — parece que están reparando el lugar.

—¿Reparar?, aquí no están reparando nada —respondió ella.

Traté de cruzar la cerca ruinosa, mirar un poco el espacio donde vinieron a despedirse de Gómez los generales Emilio Núñez y Alejandro Rodríguez, el presidente Estrada Palma, pero la vigilante me detuvo con gesto autoritario:

—No puedes entrar, esto es una empresa estatal.

—¿Qué hay aquí?

—Un atelier —dijo la mujer poniéndose las manos en la cintura con una especie de orgullo infantil.

—¿Usted no sabe que aquí murió el general Máximo Gómez?

La vigilante miró hacia todos lados con una risa incrédula.

—No hijo, claro que nooooooo —concluyó con una carcajada.

Cuando la escuché decir eso pensé con amargura lo caro que Máximo Gómez pagó su rectitud y sobriedad. Su osadía de aconsejarle al pueblo cubano que no eligiera ministros ni administradores que alfombraran sus casas y usaran carrozas mientras las espigas no maduraran con abundancia en los campos de la Patria. Su escarnio público al mismo Estrada Palma, a Manuel Sanguily, a Calixto García y todo el que se puso a tiro de su lengua insobornable.

Comenzó a recorrer ese calvario aún en vida, y poco a poco lo despojaron de todo lo que había ganado con sudor y sangre. Le quitaron su cargo de general en jefe del Ejército Libertador, quisieron expulsarlo a Santo Domingo. El colmo fue que un político y libertador eminente amenazó con fusilarlo porque Gómez se negó a apoyar el empréstito del banquero Cohen. Y aunque el primer gobierno republicano le regaló esta casa para que muriera en paz, ella también ha comenzado a desmoronarse.

Después que tanto ha llovido solo se le cumplió al viejo general la promesa que le hizo Martí cuando reclamó sus esfuerzos para iniciar la Guerra del 95: «no tengo más remuneración que ofrecerle que el placer del sacrificio y la ingratitud probable de los hombres».

¿Será suficiente el jineteo de Díaz-Canel para estabilizar la deuda Externa Cubana?

RAFAELA CRUZ

La Habana 01 Dic 2022

Aparte de promesas de socorro y palabras bienintencionadas en la denigrante —para Cuba— gira de jineteo oficial protagonizada por Díaz-Canel, de momento solo se ha concretado algún alivio en el pago de la deuda externa.

La deuda externa cubana tiene un altísimo componente político, pues los dineros no han venido por las perspectivas económicas de la Isla, sino porque a algunos Gobiernos extranjeros les conviene financiar al castrismo. Este, incapaz de acunar una economía próspera, solo tiene para vender su política exterior; de ahí este tour ofreciendo a Cuba como mercenaria de las tiranías más abyectas del globo ante las instituciones internacionales.

Pero ese financiamiento tiene límites, más cuando la Isla se ha convertido en reliquia maloliente incluso para la nueva izquierda latinoamericana, con lo que su peso político está mermado: no es lo mismo financiar al mítico Fidel Castro, que a su cobarde hermano y su incompetente testaferro.

Así, estos últimos días hemos atestiguado indicios de que la deuda con los «amigos» está inquietando tanto, que el «presidente» en persona tuvo que pedir un avión prestado a su dictador favorito —Nicolás Maduro— para ir a rogar clemencia al resto de la cofradía de tiranos.

¿Hasta qué punto la deuda amenaza el castrismo?

Según el libro This Time is Different: Eight Centuries of Financial Folly, de la economista cubanoamericana Carmen Reinhart, el nivel de endeudamiento público, y específicamente la deuda externa para países sin divisa propia internacionalmente aceptada, es el indicador fundamental del colapso de una economía. Ese estudio usa la ratio Deuda/PIB como proxy para estimar la insostenibilidad del endeudamiento y la proximidad del colapso.

No todos los países tienen la misma resistencia. Algunos han quebrado con deudas del 50% del PIB, mientras otros, como Japón, llevan décadas endeudados al 200% del valor de su producción anual, sin que nadie tema un impago. Entonces, el umbral de quiebra para cada país depende de otras variables, en las cuales debemos fijarnos para prever la sostenibilidad de la ratio Deuda /PIB.

Lo primero a observar es el Déficit Primario —diferencial entre ingresos y gastos estatales sin contar los pagos de interés—, que nos dice si hoy, al margen de decisiones pasadas, el país es sostenible, o si su nivel de gasto requiere nuevos endeudamientos, lo que, por supuesto, dificultaría el pago de deudas contraídas anteriormente. ¿Será sostenible el gasto del Gobierno cubano hoy?

La enorme inflación que padece Cuba indica que el Gobierno está gastando, mediante monetización de deuda interna, mucho más de lo que ingresa fiscalmente; y el saldo negativo de su balanza comercial (exportaciones menos importaciones), superior a 7.000 millones de dólares, deja meridianamente claro que la liquidez para pagarle a los acreedores foráneos está muy comprometida… si alguna queda.

Otro factor muy relevante es el interés medio de la deuda contratada, pues el coste financiero fluctúa según este. Ahora que los principales bancos centrales están subiendo los tipos de interés, debe actualizarse el stock histórico de la deuda según los nuevos tipos, que hacen que los vencimientos parciales sean más onerosos, y que el colateral que respalda el principal tenga que aumentarse.

En economías sin divisa propia internacionalmente aceptada, como la cubana, otro factor crucial es el valor del dólar, moneda en la cual se denomina mucha de la deuda adquirida por estos países. Un dólar encarecido dispara el endeudamiento externo, como pasó en Latinoamérica en los años 80, cuando, como mismo está haciendo hoy la Reserva Federal, un alza acelerada de los tipos de interés norteamericanos valorizó la moneda verde, metiendo al continente en una «década perdida».

Pero quizás la variable fundamental sea el crecimiento económico. Un país que crece —por efecto de estar el PIB en el denominador de la formula Deuda/PIB— automáticamente, incluso sin pagar, disminuye la carga de la deuda para su economía. Al contrario, a un país que decrece, como Cuba, aun cuando no se endeude más, se le hace progresivamente más pesado el fardo de los compromisos financieros existentes.

Entonces, teniendo en cuenta el enorme Déficit Primario, empeorado con un Déficit Financiero (aquí sí se incluye el pago de los intereses) creciente por efecto de la revalorización del dólar y el aumento de los tipos de interés, más la inflación interna y, principalmente, por la improductividad congénita de la economía castrista, podemos entender por qué, aun cuando el ratio Deuda/PIB cubano del 26% ( 28.671 millones / 107.000 millones) es bastante bajo en comparación a la media mundial, es una pistola cargada apuntando a la sien del castrismo.

La cuestión no es que Cuba tenga mucha deuda, sino que su ineptitud económica condiciona que lo poco que debe se le haga, ya desde hace muchos años, imposible de pagar, aun cuando se ha beneficiado de importantísimas quitas. En 2011, China le perdonó 6.000 millones de dólares; en 2013, México, 487 millones; en 2014, Rusia, 35.000 millones; y en 2015, el Club de Paris le condonó 8.500 millones.

Con este historial y el mundo entero observando cómo la economía cubana lejos de mejorar empeora, un castrismo ahogado en deuda externa «amiga», pero necesitado de más financiación para al menos remendar el sistema electroenergético y no dejar al país a oscuras, se ha visto forzado a mendigar, un papel que, todo hay que reconocerlo, no le queda nada mal al compañero Díaz-Canel, pero ¿será eso suficiente para evitar un colapso económico y declarar un impago internacional?

La Tarea Ordenamiento y la ley de Gravedad

¿Cómo es posible que los que hoy planifican la economía no tengan en cuenta la realidad?

REINALDO ESCOBAR

La Habana 12 Dic 2022

En febrero de 1970, mientras realizaba mi trabajo como periodista (todavía estudiante) para cubrir las incidencias de la zafra en el municipio de Florida, asistí a una importante reunión presidida por Armando Hart Dávalos, el miembro del Buró Político asignado para garantizar lo correspondiente a la provincia de Camagüey de la meta de producir 10 millones de toneladas de azúcar ese año.

El punto central de la reunión era examinar el cumplimiento de los compromisos de los diferentes sectores del municipio para completar el número de macheteros que debían integrar la brigada Jesús Suárez Gayol.

Uno a uno, los jefes locales comprometidos explicaron las causas de sus incumplimientos. El de la empresa láctea argumentó que si sacaba un hombre más de las vaquerías no sería posible satisfacer el suministro de leche a la población; el jefe del sector de comercio explicó que no se podía cerrar ni una tienda más; el de los talleres ferroviarios alegó que sin mecánicos los trenes no se podían mover, y el responsable de Forestales se justificó invocando la incapacidad de proteger los bosques con el poco personal de que disponía.

Armando Hart no se inmutó. Como si no hubiera prestado atención a los argumentos escuchados, dijo que él no estaba allí para oír excusas sino para transmitirles la noticia de que los compromisos iniciales habían sido insuficientes y que ahora había metas más elevadas. Luego de leer las nuevas cifras asignadas a cada sector sentenció: «Espero que ustedes sepan cumplir esta nueva tarea de la Revolución».

Uno a uno, cada jefe local prometió enviar más hombres a los cañaverales.

Yo, que todavía no había cumplido los 23 años, publiqué en un tabloide municipal nombrado Al Machete mi primer texto periodístico crítico, donde cuestionaba la honestidad de los funcionarios locales. «¿En qué momento estaban mintiendo: cuando dijeron que no podían cumplir la meta o cuando se comprometieron a cumplir otra más elevada?», me preguntaba entonces, todavía sin poner en duda la honestidad del dirigente nacional que creía haber quedado bien exigiendo un imposible.

Por ese flanco me atacó dos días después uno de aquellos jefecitos, al que le sigo guardando la promesa de mantenerlo en el anonimato. «Mire, joven», -me dijo mientras se quitaba el sombrero- «Si en nombre de la Revolución un dirigente le dice que debe tirarse al vacío desde una gran altura, usted puede saltar o simular que va a dar el salto, lo que no puede hacer es mencionar la ley de la gravedad». Hizo una pausa y remató: «¿O usted le va a decir que son estúpidos?».

Aquella inolvidable lección de sabiduría y de sobrevivencia –que no de honestidad– me vino a la mente al leer las justificaciones con las que se ha pretendido explicar, en el último pleno del Comité Central del Partido, las razones por las cuales las medidas tomadas por el Gobierno para enfrentar la crisis no han tenido el resultado esperado.

Como es sabido, en 1970 no se produjeron los 10 millones de toneladas de azúcar. Seguramente lo sabía de antemano Armando Hart y lo suponía todo el que supiera algo de la zafra, pero nadie se atrevía a revelar la estupidez del propósito.

¿Cómo es posible que los que hoy planifican la economía no tengan en cuenta la realidad? ¿Cómo se puede hacer un plan para luego echarle al «bloqueo» la culpa de su incumplimiento? ¿Acaso supusieron los planificadores que se iban a levantar las medidas restrictivas impuestas por Estados Unidos, que no iba a haber corrupción administrativa, que no se producirían ciclones o accidentes?

¿Olvidaron la ley de la gravedad?

El Misterio del Capital en Cuba

RAFAELA CRUZ

La Habana 05 Dic 2022

Cuba tiene un enorme potencial económico en la extendida titularización de su urbanismo, a pesar de 63 años de ineptitud económica y nula propiedad privada.

En El misterio del capital, el economista peruano Hernando de Soto analiza la incapacidad de muchos países pobres para capitalizar una riqueza que ya poseen. Su análisis del secular atraso económico y social del conocido como Tercer Mundo, difiere del resto de autores en cuanto a que De Soto nos descubre que estos países no necesitan tanto inversión extranjera, como una institucionalidad que permita movilizar y convertir en productivo al capital autóctono ya existente.

Se centra De Soto en la vivienda como activo muy valioso que, por una falta de titularización debida a la inexistente política de desarrollo urbano, es un patrimonio extremadamente ilíquido que mantiene atrapados recursos de millones de familias, incapacitadas para desatar su potencial como capital —medio de producción— dentro de un emprendimiento comercial.

Contrario a América Latina, donde se calcula que entre el 40 y el 80% de las personas residen de manera ilícita ocupando terrenos que no pueden legalizar, en Cuba, el 85% de las viviendas tienen títulos legales de propiedad, y la mayoría está totalmente libre de deuda.

Si en América Latina la imposibilidad de convertir esas casas en capital se debe, fundamentalmente, a la incapacidad estatal para ordenar el desarrollo urbano haciendo respetar derechos de propiedad, en Cuba, el Gobierno repartió e impuso una legalidad urbanística, sí, pero a costa de acabar con el derecho de propiedad mismo, como forma directa de acabar con la libertad: la casa es tuya… pero no.

Por estos días en que una vez más el castrismo apuesta su continuidad a un rescate de inversionistas extranjeros, extendiendo sus redes a ver si además atrapa emigrados cubanos algo despistados, bien podría haber mirado hacia dentro para intentar desatar el capital nacional. Sin embargo, su autoritarismo le impide dar tales libertades.

Y no nos referimos a esas entelequias que Raúl Castro y sus cómplices repiten: «hacer del ahorro una batalla diaria»; «la más rápida fuente de recursos es el ahorro»; «el ahorro de recursos de todo tipo continúa siendo una de las fuentes principales de ingresos del país»… Como si con hambre pudiese ahorrarse.

La verdadera, y probablemente, mayor fuente de recursos en Cuba está en la movilización del capital inmobiliario para que, aparte de proveer servicios de habitación, financie servicios productivos.

Pero movilizar el capital inmobiliario rebasa las posibilidades de la simplista compra-venta, implica el desarrollo de un mercado financiero especializado en operaciones hipotecarias que acepte las viviendas como colateral de préstamos e inversiones, que medie y calce plazos y riesgos entre oferentes de capital (dueños de vivienda) y demandantes de ahorro (empresarios con proyectos disímiles), movilizando el valor inmobiliario hacia los negocios, sin que sea condición necesaria la pérdida de su uso.

Por supuesto, los bancos estatales cubanos son incapaces de proveer este servicio, pero en condiciones adecuadas, es decir, cuando desaparezca el castrismo, muchos especialistas financieros encontrarán en la Isla un terreno muy fértil para, mediante esta propiedad inmobiliaria homogéneamente repartida entre cubanos, animar el resto de la actividad económica.

De hecho, ya hoy, aun cuando las casas solo pueden ser vendidas (mayormente de manera fraudulenta para esquivar la voracidad fiscal del régimen) ya se está usando esta operación para financiar los entre 7.000 y 10.000 dólares por persona que cuesta la travesía hasta la frontera sur de EEUU.

Si calculásemos la cantidad de personas con acceso a 10.000, 20.000 o 30.000 dólares que deciden abandonar Cuba antes de invertir aquí ese dinero, encontraríamos que esta isla padece la mayor proporción de migrantes con respecto a emprendedores que pueda hallarse en el mundo. La falta de libertad y la miseria que esto provoca, han convencido a los cubanos de que migrar —aun con el coste emocional y familiar— es la mejor inversión.

Cuando un cubano —sin importar su profesión— calcula y se percata de que 10.000 dólares equivalen al salario íntegro acumulado durante casi la mitad de su vida laboral, lo que desea es escapar, no invertir.

Pero siguiendo la línea argumental de Hernando de Soto, quedémonos con la idea de que Cuba tiene un enorme potencial económico en la extendida titularización de su urbanismo, aunque, lamentablemente, debido a 63 años de ineptitud económica y nula propiedad privada, no podrá ser explotado sin inversión y experticia extranjera para armar un mercado financiero que logre dinamizar esa riqueza estancada.

Pero es bueno saber que muchos cubanos, hoy miserables, tienen en sus manos (si no lo impiden prejuicios antifinancieros) un punto de apoyo para desatar esa proverbial capacidad empresarial que podría convertir esta isla en la Suiza del Caribe, una vez el castrismo ocupe su lugar en el estercolero de la historia.

Todo sobre las MIPYMES en Cuba

¿Quiénes serán los propietarios y cuáles prosperarán?

RAFAELA CRUZ

La Habana 15 Dic 2022

Desde que Fidel Castro legara su dominio absoluto al políticamente más débil Raúl Castro, no conocemos exactamente quiénes componen el núcleo de poder en Cuba. Aquella transición, en términos monárquicos fue la metamorfosis de un sistema faraónico centralizado —Fidel gobernaba solo— hacia un modelo tipo reinado medieval tardío, con un rey primus inter pares (primero entre iguales) obligado a compartir y apoyar su poder en figuras relevantes.

El poder actual, concentrado en Raúl Castro y su séquito difuso y no siempre bien avenido, está presto a cambiar todo lo que deba con respecto al régimen anterior, con tal de conservar lo más importante: la autoridad absoluta dentro de un sistema totalitario que, agotado, está transitando aceleradamente de lo ideológico a lo explícitamente represivo.

Fracasado aquel modelo socialista, que pudo sostener Fidel Castro gracias a su peso histórico y a subvenciones soviéticas y venezolanas, los actuales gobernantes se saben necesitados de hacer lo que aquél nunca quiso hacer: transformar la economía interna en fuente fundamental de recursos, lo que requiere —muy a su pesar— conceder ciertas libertades y cuotas de propiedad privada.

Desesperada, la alta nobleza castrista busca revivir aquella clase capitalista «burguesa» que con tanta saña aniquiló, pero sin llegar al liberalismo económico exitosamente ensayado en China o Vietnam. El plan es que en Cuba haya burguesía, sí, pero para garantizar el estatus quo, los miembros más poderosos de esa clase naciente serán escogidos por el régimen mismo, permitiéndoles crecer económicamente mediante unas MIPYMES que se desarrollarán a la sombra del Estado y sus miles de ramificaciones en la sociedad totalitaria cubana.

Por supuesto, sería improcedente que el Gobierno repartiera empresas «privadas» ad hoc entre sus fieles, así se arriesgaría a que estas cayeran bajo las leyes del embargo, por lo que optó —eso hay que agradecérselo al «bloqueo»— por legislar permitiendo que, en teoría, cualquier cubano pudiese abrir una pequeña o mediana empresa.

Claramente, esta normativa abierta será aprovechada por miles de cubanos no conectados al régimen para iniciar proyectos empresariales propios y, aunque la inmensa mayoría fracasará —es una verdad estadística universal—, algunos lograrán un éxito limitado que les permitirá «vivir bien» (viajes ocasionales, comprarse un auto moderno, comida garantizada). Pero pasar de ese nivel será casi imposible sin una conexión y el beneplácito del Gobierno.

Es inverosímil, superado cierto umbral empresarial, funcionar en Cuba sin implicarse con los poderes de, al menos, la localidad (secretarios del PCC municipales o provinciales, jefes militares, gerifaltes de empresas estatales), debido a dos razones: primero, la corrupción generalizada en la burocracia estatal, por donde es mejor transitar de la mano de alguien poderoso; y segundo, porque una concentración alta de capital en un outsider político resulta amenazante para el Gobierno, así que el empresario exitoso tendrá que elegir entre unirse al circo castrista dando muestras efusivas de su compromiso revolucionario —por ejemplo, haciendo donaciones en el noticiero y retratándose con Díaz-Canel— o aguantar ser exprimido fiscal y/o administrativamente hasta ser reducido a un tamaño poco amenazador… si es que no lo desaparecen, confiscan o expropian.

Pero aparte de ese calvario de los verdaderos emprendedores privados, condenados a priori a unirse al régimen o a quedarse minúsculos o extintos, la mayoría y más importantes empresas privadas del futuro estarán directamente conectadas al «sistema» mediante el hijo, el tío, el sobrino o la mamá de…

Una y otra vez los voceros del castrismo hablan y promueven lo que denominan un «encadenamiento público-privado», una simbiosis que genera mecanismos legales para que el presupuesto estatal, el dinero de todos los cubanos, sea transformado, mediante jugosos contratos con MIPYMES, en dinero de algunos cubanos.

Este mecanismo no solo servirá para enriquecer la naciente casta de capitalistas fieles, sino que también se encarga de financiar y subvencionar las MIPYMES allegadas para que, mediante la reinversión de las utilidades que les generará el acceso favorecido a contratos estatales y otras sutiles ventajas de estar «apadrinadas», como tener acceso directo al comercio exterior o recibir divisas a precios preferentes, copen el mercado nacional y, poco a poco, vayan desbancando a los legítimos emprendedores privados.

En definitivas, el actual andamiaje político y la soledad internacional del castrismo, a quien parece que se le acabaron los «papacitos piernas largas», requiere una clase nacional generadora de riquezas, pero una que no amenace la pirámide de poder con demandas políticas, ni ahora ni en el futuro, cuando se haya enriquecido.

La otra Eutanasia

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Asamblea-Nacional-Popular-ALBA-Captura_CYMIMA20221219_0011_13.png

REINALDO ESCOBAR

La Habana 19 Dic 2022

La anunciada aceptación de la eutanasia por las autoridades del Ministerio de Salud Pública cubano no ha traído, como pudiera suponerse y desearse, un amplio debate entre quienes la apoyan y la desaprueban.

La idea de proporcionar una «muerte digna», de evitar la prolongación de una agonía dolorosa, se apoya en la convicción científica de que la persona sufre una enfermedad tanto incurable como letal y conlleva la certidumbre del deseo expreso del paciente, o el apoyo de sus familiares más cercanos, en el caso de verse este impedido de formular su voluntad.

Se contrapone a la eutanasia (y a toda forma de suicidio) la obstinación del instinto de conservación que puede reaparecer como un tardío arrepentimiento en el último minuto, cuando ya el proceso de apagar la vida resulte irreversible. Por otra parte, consideraciones religiosas que dejan la decisión de morir exclusivamente en manos de Dios se oponen a esta práctica.

Resulta muy tentador trasladar la argumentación a favor de la eutanasia a otras manifestaciones de la vida. Cuando una finca cultivada se ve afectada por una plaga lo recomendable es arrancar lo sembrado y roturar la tierra; cuando una empresa se vuelve improductiva y a pesar de las renovaciones sigue dando pérdidas, lo mejor es liquidarla; cuando un sistema económico, político, social no trae los resultados esperados, hay que cambiarlo.

Para no seguir dando rodeos, este moribundo socialismo a la cubana merece la aplicación de una piadosa eutanasia, sobre todo para no seguir haciendo sufrir innecesariamente a los 11 millones de pacientes que lo padecen. Hay evidencias de sobra de que los males contraídos son incurables bajo las reglas del sistema y que tarde o temprano sobrevendrá el colapso.

Se le contraponen a esta eutanasia social, el instinto de conservación de un grupo de personas aferradas a sus privilegios y a consideraciones ideológicas con tintes religiosos que invocan la sangre derramada para llegar hasta aquí, el compromiso de continuidad con los líderes muertos y el difuminado espejismo de un futuro de prosperidad.

A mí que a nadie se le ocurra matarme, aunque todo señale que estoy a punto de padecer una partida horrible, dolorosa y prolongada, pero «esto» ya no debemos seguirlo soportando los cubanos y desde aquí me atrevo a recomendarle una «muerte digna» al proceso. La voluntad a tener en cuenta es la de los que sufren.

Tengo un amigo injustamente preso, se llama José Daniel Ferrer

REINALDO ESCOBAR

La Habana 25 Dic 2022        

Pudiera agregar más nombres al título, mencionar por ejemplo, a Félix Navarro o a Luis Manuel Otero Alcántara, pero Jose (así sin acento) es de todos mis amigos el que lo está pasando peor en la cárcel y es de todos los presos al que le tengo más aprecio.

A José Daniel Ferrer muchos lo ven como ese rostro adusto que dispara consignas con un tono casi militar, pero yo conozco al otro, al que se ríe de sí mismo y que tiene más lecturas que todos sus carceleros y lo más significativo, más lecturas que todos los que se identifican como «oficiales de la contrainteligencia», más que los fiscales que armaron su causa, más que los jueces que lo condenaron.

En ese oscuro rincón al que eufemísticamente se le define como «celda de castigo» Jose se bate con un ejército de mosquitos insaciables que chupan su sangre y le dejan una picazón insoportable. Hace lo que puede por ignorar un ruido permanente que no lo deja dormir ni concentrarse. Esos son sus peores enemigos; peores que los esbirros que secuestran su correspondencia, le dan patadas en la cabeza y maltratan a su familia.

En estos días navideños mientras disfrutamos del calor familiar, Jose permanece semidesnudo y solo soportando las bajas temperaturas de este invierno tropical, en una celda húmeda y pestilente, pero sé que su sufrimiento es otro. José Daniel Ferrer está sufriendo por nosotros. Le duelen las colas que hay que hacer para comprar alimentos, le duelen los apagones, la minusvalía de los salarios, la mordaza que no permite la protesta, las condenas de los otros inocentes.

Todo el que tiene un amigo injustamente preso se siente culpable por no hacer algo para liberarlo: Escribir cartas, hacer una protesta pública, organizar un comando de rescate. A José Daniel Ferrer le sobra la madurez política para comprender a todo el que lo ha abandonado; para entender a quienes por oportunismo, ambición o cobardía no hacen nada para sacarlo de allí.

Organización promueve remoción de Cuba de Consejo de DDHH

Hillel Neuer, director ejecutivo de UN Watch, instó a activistas y organizaciones internacionales a exponer las violaciones de derechos humanos.

La Convención contra la Tortura

La Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes (“Convención contra la Tortura”) fue aprobada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 10 de diciembre de 1984 (resolución 39/46). La Convención entró en vigor el 26 de junio de 1987, después de que la hubieron ratificado 20 Estados.

Testimonio de la Visita a Lizandra Gongora el 23/12/2022

El PDCA, es una farsa por parte de la dictadura cubana para seguir obteniendo fondos para su desarrollo político y no para el desarrollo social del país, no más oxigeno a una dictadura criminal

#encubahayunadictadura #LibertadParaLosPresosPoliticos #DDHHCuba #NoMasComunismo

Borrell dice que la UE es “implacable” en temas de derechos humanos; no menciona a Cuba entre los casos graves

El jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, no mencionó a Cuba entre los casos más graves del mundo durante el discurso inaugural del Foro UE-ONG sobre Derechos Humanos celebrado este 14 y 15 de diciembre, en Bruselas, para abordar las “situaciones de crisis y conflictos” y “poner fin a la impunidad”.

De América Latina solo se refirió a Colombia, en la larga lista de países señalados.

Buena parte de su intervención estuvo centrada en destacar que la Unión Europea ya cuenta con un régimen sancionador contra los violadores: “Estoy feliz de poder presentar el Régimen Global de Sanciones de Derechos Humanos. No fue fácil, pero ahora existe este instrumento legal y lo hemos comenzado a utilizar”, dijo.

Dita Charanzová, Vpdta del Parlamento Europeo, entrevista a Ailex Marcano, Madre #11J en Cuba

La Vicepresidenta del Parlamento Europeo, Dita Charanzová, entrevista en este vídeo a Ailex Marcano, madre del prisionero político Ángel Jesús Véliz Marcano.

INVESTIGACIÓN DE UN CASO DE PRESUNTO TRÁFICO DE CARNE HUMANA

DIARIO DE CUBA en Instagram: «La Dirección Provincial de Salud de Santiago de Cuba confirmó un rumor que circula desde el viernes en las redes sociales: la Policía investiga en esa provincia un posible caso de tráfico de órganos humanos de fallecidos en el Hospital Clínico Quirúrgico Ambrosio Grillo Portuondo, ubicado en El Cobre, en esa provincia.

Cuba en la Calle

Presos Políticos Cubanos

Libertad para los Presos Políticos 🇨🇺

Instagram
es_ESSpanish