Saltar al contenido

Iniciativas

El artista exiliado Wimar Verdecia inaugura EL 11 DE JULIO 2023 en París un mural dedicado a los presos políticos cubanos

11J 2023, demostraciones en diversas ciudades del mundo por el final de la dictadura cubana

Zaragoza 11 de Julio 2023
Zaragoza 11 de Julio de 2023
Roma 11 de Julio de 2023
Roma 11 de Julio de 2023
Berlin 11 de Julio de 2023

REALIZADO DEL 2 AL 4 DE NOVIEMBRE 2022 POR EL MOVIMIENTO LAS GUERRERAS:
PARTICIPACIÓN EN LOS DIÁLOGOS DEL MEDITERRANEO EN ROMA

Kenia Rodriguez en representación del Movimiento Las Guerreras y la oposición libre italiana, y Léo Juvier Hendrickx en representación de Arte-Magna International, participaron en los Dialogos del Mediterraneo en Roma. Fue un evento donde salieron mejores activistas diplomaticos y con mejores relaciones en busca de lo que queremos lograr, la caida de la dictadura militar castrista y el renacimiento de la Republica de Cuba Libre y Democráctica.
Aqui pueden encontrar algunos de los momentos importantes de este evento.

realizado del 9 al 11 de diciembre 2022 por FEXCU:
Jornadas cívicas conjuntas por la libertad de los presos políticos cubanos

Después de varios meses de intenso trabajo hoy comienza este evento, donde queremos dar a conocer los casos de los presos políticos cubanos. El evento se celebra en el marco de la conmemoración del Día Internacional de los Derechos Humanos y el objetivo es tener pruebas documentales para las denuncias, realizadas por los propios presos y sus familiares. Y luego, con esas pruebas, avanzar por todas las instituciones nacionales e internacionales hasta donde nos dejen, para liberarlos a todos. En FEXCU no descansaremos hasta que todos los presos políticos cubanos sean libres. Únete a nosotros para denunciar a la dictadura cubana. Patria y Vida!!

Asociación Cubano-Vasca Demokrazia kubarentzat

Asociación Cubano-Vasca Demokrazia kubarentzat, Bilbao. Pretendemos defender con valentía la digna causa de abogar por la restitución de los derechos.

Asociación Cubanos Por la Democracia EN Barcelona (cpd)

REALIZADO EL 23 DE NOVIEMBRE 2022 POR LAS ASOCIACIONES CPD.BARCELONA Y MUJERES AL PODER:
Informe sobre actualización de la situación política-económica en Cuba

Reunión que se desarrolló el 23 de noviembre 2022 en el parlamento catalán con Anna Grau @annagrauarias Diputada por el partido Político Ciudadanos donde se entregó el siguiente INFORME. Agradecemos a la jefa de comunicación de Ciudadanos Sonia Reina Sánchez @ReinaSonia por la colaboración en este encuentro

PRESOS POLÍTICOS

En esta situación, desde el 1 de noviembre de 2021 hasta el 31 de octubre de 2022 han sufrido prisión política en Cuba un total de 1.275 prisioneros. Todos ellos sufriendo condenas judiciales o disposiciones de limitación de libertad por parte de las fiscalías sin supervisión legal alguna, en flagrante violación de la ley internacional y el debido proceso. También son sometidos a torturas, como demostró el estudio pormenorizado de 101 casos aleatorios denunciado por Prisoners Defenders ante el Comité Contra la Tortura de las Naciones Unidas (CAT) y los reproches públicos del CAT tras las denuncias de la sociedad civil, que se materializaron en su informe posterior de mayo sobre la situación de la tortura en Cuba. El informe del Comité de los Derechos del Niño, este pasado junio, también confirmó que numerosísimos niños y niñas han sido detenidos y condenados a durísimas penas por ejercer su libertad de manifestación y “asociación”.

Con 591 prisioneros políticos se inició el mes de noviembre del año pasado. Desde entonces hasta el 31 de octubre de 2022, otros 684 prisioneros políticos nuevos más, se han sumado a los 591 primeros, arrojando un total de 1.275 prisioneros políticos durante estos 12 meses, a pesar de que han salido de prisión un total de 247 presos políticos en este mismo período bajo fuertísimas amenazas y principalmente por cumplimiento íntegro de las condenas.

De los 1.027 prisioneros políticos que existen actualmente en Cuba:

  • 29 niños y 5 niñas, en total 34 menores, aún cumplen sentencia (26 de ellos) o están siendo procesados penalmente (8 de ellos). Hay que tener en cuenta que esta elevada cifra, sin embargo, no contempla otros muchos niños que ya han salido de la lista por haber cumplido íntegramente sus condenas. Buena parte de los menores seencuentran en prisiones para menores, centros de carácter totalmente penitenciario que eufemísticamente se denominan “Escuelas de Formación Integral”. En estos centros penitenciarios con celdas se confinan, como ya denunció el Comité de los Derechos del Niño de Naciones Unidas el 9 de junio de 2022 en su Informe de Conclusiones, un mínimo de 150 niños por debajo de los 16 años cada año en Cuba. El mismo Comité destacó también como son, además, en torno a 260 los niños de 16 y 17 años cada año en Cuba los que sufren privación de libertad en prisiones convencionales.
  • 15 de los menores mencionados están siendo procesados o han sido ya condenados por “Sedición”. La pena media de estos menores condenados por sedición es de 5 años de privación de libertad, un castigo en promedio superior al que sufrían, antes del #11J, los adultos en prisión política.
  • 180 manifestantes han sido acusados de sedición y al menos 175 han sido sentenciados a un promedio de más de 10 años de privación de libertad cada uno.
  • 767 prisioneros de conciencia han sido sentenciados con penas de hasta 30 años.
  • Al menos 121 mujeres (incluyendo las de género trans) siguen aún con autos y condenas políticas y de concienciaTodas las mujeres trans en prisión de conciencia han estado y están encarceladas entre hombres, sufriendo situaciones indescriptibles para su condición sexual.

Pero además reconocemos otros más de 11.000 civiles, jóvenes -negros en su inmensa mayoría- no pertenecientes a organizaciones opositoras, con penas medias de 2 años y 10 meses, que sufren condenas “pre-delictivas, es decir, sin delito alguno cometido ni en grado de tentativa. El Código Penal vigente hasta la fecha, y que les condenó, contemplaba que eran personas con tendencia a poder cometer delitos en el futuro “por la conducta que observa en contradicción manifiesta con las normas de la moral socialista (Art. 72 de Código Penal vigente). Así, se les impusieron penas de 1 a 4 años de prisión sin delito: ni investigado, ni sucedido, ni cometido, ni tentativo. Cada año se condena a prisión a una media de 3.850 personas por esta causa.

Enfatizar que la mayoría de los activistas políticos cubanos más relevantes se encuentran en prisión en una lamentable situación de salud, sometidos a una violación constante por parte de los funcionarios penitenciarios y la seguridad del estado cubana de sus derechos mas elementales; tal es el caso de José Daniel Ferrer, Luis Manuel Otero Alcántara, Félix Navarro, Maikel Castillo, Sissi Abascal, entre otros.

REPRESIÓN DE LA DICTADURA CUBANA

El 11 de julio de 2021, miles de cubanos salieron a las calles en las manifestaciones más multitudinarias contra la dictadura. Estas protestas pacíficas, fueron una reacción ante las violaciones de derechos humanos que ocurren en la isla desde hace décadas, la escasez de comida y medicamentos y la respuesta del Estado ante la pandemia de Covid-19. Numerosos manifestantes gritaron “¡libertad!” o “patria y vida”, en referencia a una canción que reformula el viejo eslogan del régimen, “patria o muerte”. La dictadura respondió a las protestas con censura, represión brutal y sistemática.

Poco después del inicio de las manifestaciones, Miguel Díaz-Canel instó a simpatizantes del regimen y a las fuerzas de seguridad a responder a las protestas con violencia. “Convocamos a todos los revolucionarios a salir a las calles a defender la Revolución”, manifestó. “La orden de combate está dada”

Un manifestante —el ciudadano Diubis Laurencio Tejeda, de 36 años— murió como resultado del accionar de la policía. Organizaciones cubanas de derechos humanos han señalado que el 11 de julio hubo interrupciones del servicio de internet en todo el país, seguidas por conectividad intermitente, incluyendo restricciones a las redes sociales y plataformas de mensajería; con el fin de limitar el flujo de información respecto a estos sucesos.

 Los funcionarios implicados en abusos a la población con total impunidad, incluyen a miembros de los servicios de inteligencia, conocidos en Cuba como “seguridad del Estado”; las fuerzas militares; la Policía Nacional; y una brigada especial del Ministerio del Interior conocida como “boinas negras”. Estos detienen de forma reiterada a personas que protestan de manera pacífica, ha críticos cuando se dirigen a las manifestaciones o les prohíben salir de sus casas durante días o incluso semanas. Las “brigadas de respuesta rápida”, nombre por el que se conoce a grupos de civiles organizados por la dictadura, estuvieron implicadas en varias golpizas a ciudadanos que se manifestaron o activistas.

Otro de los métodos más utilizados son los actos de repudio, que consisten en que un grupo de partidarios del regimen cubano, guiados por agentes de la Seguridad del Estado (vestidos de civil), se reúnen para gritar consignas políticas, descalificaciones morales y ofensas personales contra un desafecto, un disidente o un opositor. En estos casos la violencia puede no ser sólo verbal, sino pasar a agresiones físicas que van desde el lanzamiento de comida, piedras y golpes con las manos o cables envueltos en periódicos. Ocurren mayormente en las afueras de las casas de los agredidos, en las inmediaciones de las sedes de algunos movimientos de oposición y en la vía pública donde los disidentes estén reunidos. Es una práctica que ha desarrollado y alentado la dictadura cubana por más de 60 años.

Las violaciones de derechos humanos en el contexto cubano posterior al 11J siguen patrones que sugieren claramente la existencia de un plan para impedir que las personas protesten, castigar a quienes lo hacen y generar temor para evitar nuevas manifestaciones multitudinarias contra el régimen.

Decenas de detenidos fueron procesados en “juicios sumarios” previstos en el derecho cubano. Estos manifestantes fueron juzgados en grupo, a menudo sin representación legal, en audiencias a puertas cerradas, donde los fiscales los acusaron de delitos vagos e imprecisos como “desorden público” y “desacato”, principalmente en base a testimonios de agentes de las fuerzas de seguridad. Jueces y fiscales, que en Cuba carecen de independencia respecto al Estado, facilitaron procesos penales abusivos y participaron en los mismos.

La fiscalía presentó como conductas delictivas acciones que constituyen un ejercicio legítimo de la libertad de expresión y asociación, tales como protestar pacíficamente, proferir insultos contra el presidente o la policía o cantar “Patria y vida”. Además, los fiscales utilizaron pruebas poco confiables y sin corroborar, tales como declaraciones tomadas únicamente a miembros de las fuerzas de seguridad o supuestas “huellas de olor” de los acusados, y los tribunales emitieron condenas en base a estas cuestionables evidencias.

La mayoría de las personas que son detenidas o recluidas en centros penitenciarios manifestaron a sus familiares que las mantienen en celdas atestadas e insalubres, con acceso limitado o nulo a alimentos, medicamentos, agua limpia o protección para evitar el contagio de Covid-19. Muchas señalaron que fueron sometidas a interrogatorios reiterados y abusivos en los que les preguntaban con insistencia sobre temas no relacionados con los delitos que supuestamente habían cometido. Las autoridades mantienen a los presos políticos o los detenidos incomunicados durante días, semanas o incluso meses, sin poder realizar llamadas telefónicas o recibir visitas de sus familiares o abogados. Otros indican que fueron golpeados, forzados a hacer sentadillas desnudos o sometidos a maltratos, incluyendo privación del sueño y otros abusos que, en algunos casos, constituyen torturas.

Familiares de los presos políticos y activistas señalan que policías y agentes de la seguridad del Estado los acosaron e intimidaron repetidamente; algunos se vieron obligados a abandonar el país a raíz de estas intimidaciones. Este último método, el “exilio forzoso”, es cada vez más utilizado por la dictadura para desmantelar el limitado espacio cívico que permitió que las protestas tuvieran lugar.

En agosto de 2021, el gobierno publicó el Decreto-Ley 35 y varias normas complementarias que restringen gravemente la libertad de expresión en internet. En mayo de 2022, la Asamblea Nacional aprobó un nuevo código penal que, entre otras normas vagas e imprecisas, incluye una disposición que sanciona con hasta 10 años de cárcel a quien provea, reciba o posea fondos “con el propósito de sufragar actividades contra el Estado y su orden constitucional”. Ese lenguaje amplio allana el camino para sanciones que restrinjan aún más el derecho de los cubanos a movilizarse y cuestionar de manera pacífica los abusos de un regimen totalitario.

 Las medidas adoptadas por la dictadura cubana en contra de las protestas de julio de 2021 o las que se han generado recientemente para reclamar mejoras económicas, violan varios derechos protegidos por tratados internacionales, tales como el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (PIDCP) y la Convención contra la Tortura (CCT). Estos incluyen los derechos a la libertad de expresión y asociación, a la seguridad y libertad, las garantías de debido proceso y el derecho a no sufrir torturas y otros tratos crueles, inhumanos o degradantes. Cuba es parte de la CCT y firmó el PIDCP en 2008, aunque es uno de los pocos Estados a nivel global que aún no lo ha ratificado. Estos derechos, establecidos por la Declaración Universal de Derechos Humanos, también forman parte del derecho internacional habitual.

Migración

La magnitud de la crisis económica, social y política que se está viviendo en Cuba actualmente, resultado de la lamentable gestión del regimen; se refleja en un éxodo migratorio sin precedentes. En octubre, barcos del servicio guardacostas norteamericano interceptaron en altamar a 1.100 balseros, más que todos los capturados durante 2021, el dato es alarmante si se tiene en cuenta que en todo el año fiscal 2022 la cifra de migrantes detenidos en el mar fueron de 6,182 casos. La mayoría de los balseros cubanos son deportados. Por otro lado, cada día de septiembre, según el Departamento de Aduanas de EEUU, entraron ilegalmente por su frontera sur un promedio de 891 cubanos. Fueron 26.742 sólo ese mes, el que cierra el año fiscal 2022 en EEUU (del 1ro de octubre de 2021 hasta el 30 de septiembre último), que ha batido todos los récords: 224.607 cubanos llegaron a EEUU por sus fronteras terrestres en 12 meses, sin contar los más de 10.000 que lo intentaron cruzando el estrecho de la Florida (unos 3.000 lograron tocar tierra), además de los que han emigrado a través de otros medios. Se trata del 2% de los habitantes del país y más del 4% de su población activa, un ejemplo muy ilustrativo del potencial humano que emigra; es que en la a última década, más de 860 atletas de selecciones nacionales de todas las disciplinas y más de 2,300 entrenadores de todos los niveles han abandonado Cuba

 Según la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados desde 2012, se han registrado 191 467 solicitudes de asilo por cubanos en 70 países. Desde 2015, 185 888.

La visión más lamentable en medio de la actual estampida, son las noticias que se repiten con mayor frecuencia de tragedias, la última de ellas en Bahía Honda, en la costa noroccidental de Cuba, a unos 100 kilómetros de La Habana. Los sobrevivientes denuncian que fueron embestidos deliberadamente con el propósito de hundir el bote y lo califican de “asesinato”, al resultar siete personas ahogadas, entre ellas una menor. Este hecho nos vuelve a recordar aquel fatídico hundimiento por parte de la dictadura del remolcador “13 de marzo” provocando la muerte de 41 personas, incluidos 10 menores de edad.

Cuando se habla del éxodo masivo que está ocurriendo en Cuba se centra la conversación en Estados Unidos, pero los datos muestran que las solicitudes de asilo en la Unión Europea han aumentado exponencialmente. España es el país mayor receptor de solicitudes, incluso cuando la mayoría de cubanos emigran a España por vías regulares, o con pasaporte español.

Las solicitudes de asilo de cubanos en países de la UE se han quintuplicado desde 2012, y casi duplicado desde 2018 cuando Díaz Canel asumió el poder. La tendencia parece seguir en 2022 con mayor represión, según muestran los datos parciales disponibles. Con el aumento de solicitudes la tasa de rechazo de solicitudes ha aumentado desproporcionadamente.

Economía

La radiografía popular de lo que está sucediendo en la isla es terrible: colas inmisericordes, apagones (que afectan también al suministro de agua), desabastecimiento constante, inflación asfixiante, insalubridad en las calles debido a basura sin recoger en las calles por la falta de combustible, horas de espera para desplazarse a cualquier lugar porque el transporte público no funciona por el mismo motivo, salarios que no alcanzan, escasez de medicamentos y deterioro de los servicios de salud, aumento de las protestas en las calles y gente que se va del país porque ya no aguanta más y vende la casa con todo dentro; una crisis humanitaria nunca antes vista en la Isla.

Son múltiples las variables macroeconómicas que inciden en la actual crisis, la más profunda vivida en Cuba desde de la desaparición del campo socialista, en los años noventa. La mayoría de los indicadores productivos en la isla son negativos, pero quizás el ejemplo más elocuente del descalabro estatal es la zafra azucarera, que en los años ochenta llegó a ser de 8 millones de toneladas anuales. Entonces funcionaban en el país más de 150 centrales azucareros, la mitad de los cuales fueron desmantelados a principios de este siglo. La zafra pasada sólo molieron 36 centrales y la cosecha fue de 480.000 toneladas, la peor en un siglo. Sin embargo, el asunto más crítico en este momento para los cubanos son los apagones. Desde hace meses en muchas zonas del interior del país los cortes del suministro eléctrico son de 12 horas diarias, o incluso más, debido al pésimo estado de las termoeléctricas por la falta de inversiones y la dejadez por parte del gobierno.

Debido a la extrema falta de divisas y de liquidez, la capacidad del Estado de importar bienes y alimentos se ha reducido en más de un 50% en relación a hace 10 años, lo que ha provocado un desabastecimiento, con su correspondiente traducción en colas desesperantes y un aumento de los precios del mercado negro, agravados por la llamada Tarea Ordenamiento -impulsada por el régimen con el objetivo de lograr la unidad monetaria- que ha disparado la inflación.

Relación Bilateral Unión Europea- Cuba

Actualmente el marco jurídico de referencia para las relaciones bilaterales entre la UE y Cuba lo establece el Acuerdo de Diálogo Político y de Cooperación, firmado en el 2016.

La finalidad de dicho acuerdo es apoyar el proceso de transición de la economía y la sociedad cubanas, impulsando el diálogo y la cooperación para fomentar los valores democráticos y los derechos humanos, así como para encontrar soluciones comunes a los desafíos mundiales.

Se articula en torno a tres capítulos principales relacionados con:

 – El diálogo político, abordando cuestiones como los derechos humanos, las armas de pequeño calibre y el desarme, la migración, las drogas, la lucha contra el terrorismo y el desarrollo sostenible, entre otras.

 – La cooperación y diálogo sobre políticas sectoriales, incluidos, entre otros, ámbitos como los derechos humanos, la gobernanza, la sociedad civil, el desarrollo social y económico, el medio ambiente y la cooperación regional.

 – El comercio y la cooperación comercial, abordando los principios del comercio internacional y abarcando la cooperación en los ámbitos aduanero, de la facilitación del comercio, de las normas técnicas, y del comercio y la inversión sostenibles.

Puntualizar que la UE —como bloque— se ha mantenido como el segundo socio comercial externo para Cuba en el último decenio, es el segundo más importante mercado emisor de turismo para el país, es fuente vital de flujos de inversión extranjera directa y el principal ofertante de recursos por concepto de cooperación para el desarrollo que recibe Cuba.

A partir de la firma del ADPC, se han celebrado tres Consejos Conjuntos UE-Cuba (consejos de ministros): el primero en Bruselas, el 15 de mayo de 2018, el segundo en La Habana, en septiembre de 2019 —ambos presididos por Federica Mogherini y Bruno Rodríguez—, y el último en enero de 2021 (virtual), presidido por el canciller cubano y Josep Borrell, alto representante para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad de la UE en la actualidad.

Con ocasión del primer Consejo UE-Cuba, Mogherini y el canciller cubano firmaron un programa de cooperación para ayudar a Cuba a alcanzar la meta de producir el 24% de su electricidad en 2030 sobre la base de la explotación de energías renovables, y adelantaron proyectos sobre seguridad alimentaria y agricultura sostenible. También se acordó institucionalizar el diálogo sobre derechos humanos, “como un pilar clave” de la relación bilateral, concretado el 9 de octubre de ese mismo año, cuando tuvo lugar la primera reunión bilateral para el tratamiento de este tema. A pesar de profundas diferencias en materia de derechos humanos, en el encuentro de octubre de 2018 se reflejó un abordaje más equilibrado entre los derechos civiles, económicos, sociales y culturales.  Igualmente, a finales de 2018 se realizó el primer Subcomité de Cooperación, donde —en seguimiento a lo acordado en el Diálogo Político— se procedió a la firma de un convenio de financiación para proyectos de energías renovables, por valor de 18 millones de euros.

El 16 de abril de 2019 se iniciaba en La Habana el primer diálogo sobre desarrollo sostenible, con el objetivo de impulsar proyectos y programas que ayuden a satisfacer las necesidades actuales sin comprometer los recursos de generaciones futuras. Ese diálogo estuvo presidido por el director general de Cooperación Internacional y Desarrollo de la Comisión Europea, Stefano Manservisi, quien refirió que se analizaron y se han puesto en práctica proyectos y programas relacionados con la agricultura y la energía renovable, esferas vinculadas al desafío del cambio climático, la innovación y el consumo sostenible.

En septiembre de 2019 se celebró en La Habana el segundo Consejo Conjunto entre Cuba y la UE, y de inmediato tuvieron lugar rondas de diálogo sobre derechos humanos, medidas coercitivas unilaterales y cooperación energética. En ocasión de esta visita a La Habana —la tercera en dos años—, la alta representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad refirió que los debates con la mayor de las Antillas eran “francos, abiertos y muy positivos”, incluidos temas “donde tenemos perspectivas distintas”, obviamente haciendo referencia a temas vinculados a los derechos humanos.

La tercera sesión del Subcomité de Cooperación Cuba-UE se desarrolló de manera virtual entre el 2 y el 3 de diciembre de 2020. Estuvo presidido por la viceministra primera del Ministerio de Comercio Exterior e Inversiones Extranjeras (MINCEX) de Cuba, Ana Teresita González, mientras que la delegación europea estuvo encabezada por Jolita Butkeviciene, directora para América Latina y el Caribe de la Dirección General de Cooperación y Desarrollo de la Comisión Europea. Esta reunión —en cuanto principal mecanismo bilateral para el seguimiento de la colaboración y los diálogos sectoriales— revisó la marcha de los principales programas y proyectos de cooperación entre Cuba y la UE. Asimismo, hizo una valoración positiva del cierre del ciclo de programación bilateral previsto hasta 2020, e inició el diálogo para definir las prioridades de la cooperación al desarrollo entre la UE y Cuba hasta 2027.

El III Consejo Conjunto Cuba-UE —celebrado el 20 de enero de 2021 de forma virtual— contó con la presencia de Josep Borrell (alto representante para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, y vicepresidente de la Comisión Europea) y del canciller cubano Bruno Rodríguez. En este último encuentro entre las autoridades de la UE y Cuba, se debatió acerca del estado de la cooperación, y las inversiones y el comercio bilaterales. Como resultado de las discusiones, las dos partes ratificaron que existían condiciones que podrían ayudar a la diversificación de las relaciones económico-comerciales bilaterales. Además de realizarse un balance positivo de los diálogos de política sectorial entre ambos actores y ratificarse el interés de avanzar en próximos periodos, la contraparte cubana informó a la UE acerca de sus prioridades con vistas al nuevo programa de cooperación Cuba UE para el periodo 2021-2027.

La Tercera Ronda del Diálogo sobre Derechos Humanos entre Cuba y la UE tuvo lugar, de manera virtual, el viernes 26 de febrero de 2021. Este encuentro, sobre el diálogo bilateral, se desarrolló en un contexto relativamente complejo, pues fue antecedido por una fricción bastante publicitada entre el embajador de la UE en La Habana y el Parlamento Europeo. El 22 de febrero de 2021, un grupo de parlamentarios europeos envió una carta al vicepresidente de la Comisión Europea, Josep Borrell, denunciando la conducta del embajador de la UE en Cuba, Alberto Navarro, al aparecer su nombre entre los firmantes de una carta abierta al presidente de EE.UU. que pedía el fin de las sanciones norteamericanas contra la isla.

La nota de prensa publicada ese mismo día por el Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba mencionaba que en el tercer diálogo “fueron tratadas cuestiones relativas a los derechos civiles y políticos, y económicos, sociales y culturales; así como a la cooperación multilateral y con los mecanismos de derechos humanos de las Naciones Unidas” y que “como en ocasiones anteriores, se pusieron de manifiesto las diferencias de posiciones y enfoques en relación con varias de las temáticas debatidas”.

Por su parte, la Comisión Europea reconocía que en el encuentro oficial entre Cuba y la UE “se abordó la importancia de permitir a todos los ciudadanos participar activamente en organizaciones y asociaciones de la sociedad civil, así como la necesidad de respetar las obligaciones del derecho internacional de los derechos humanos”. Como resultado de la presión ejercida a partir del evento del Parlamento Europeo, la nota de prensa de la Comisión Europea señaló que “la UE hizo hincapié en la necesidad de respetar los puntos de vista diferentes y no alineados entre los ciudadanos, también los expresados a través de medios artísticos, y promover un diálogo inclusivo y constructivo”.

Tenemos que recordar la resolución del PE del 10 de junio de 2021, donde se debatió acerca de la situación de los derechos humanos y la situación política en la Isla. Este ambiente “relativamente favorable” en las relaciones entre Cuba y la UE se modificó perceptiblemente a partir de los sucesos del 11 y 12 de julio de 2021 en Cuba, cuando varios actores del Parlamento Europeo solicitaron a la Comisión que revisara el ADPC ante las violaciones de los derechos humanos que se habían producido.

En fecha reciente, con 426 votos a favor (62% de los emitidos), el PE aprobó —el 16 de septiembre de 2021— una resolución sobre las violaciones a los derechos humanos en Cuba. Dicha resolución condenó “la violencia y represión ejercida por parte del gobierno cubano a raíz de las protestas del 11 de julio de 2021”, y pidió a las autoridades cubanas que “pongan fin a la represión y liberen a los presos políticos”, al tiempo que lamentaron la criminalización de las protestas por parte del gobierno de la isla.

El PE recordó que el ADPC incluye una cláusula de derechos humanos que permite suspenderlo en caso de vulneración de las disposiciones allí contenidas. Por ello solicitó a la UE que activara el artículo 85, apartado 3, letra b), al objeto de convocar con carácter inmediato una reunión del Comité Conjunto dadas las infracciones del Acuerdo por parte del gobierno cubano. Al final de la resolución, el PE pidió al Consejo que adoptara sanciones contra los responsables de violaciones de los derechos humanos en Cuba

Esta resolución del PE fue categóricamente rechazada por la Asamblea Nacional del Poder Popular de Cuba (ANPP), incluso desde el mismo día en que fue convocada la sesión. La Comisión de Relaciones Internacionales del Parlamento Cubano adoptó una declaración de denuncia en la que expresó: “constatamos con indignación que el mismo grupo reducido de eurodiputados que responden a la agenda de Washington ha logrado imponer un nuevo debate sobre Cuba el próximo 16 de septiembre, arrastrando tras sí a los grupos políticos de los que son miembros, lo cual convierte nuevamente a esa entidad legislativa en triste rehén de una escalada agresiva ajena a intereses genuinamente europeos y contraria al espíritu de diálogo respetuoso que ha primado en las relaciones entre Cuba y la Unión Europea”. Más adelante, el documento de la ANPP alertaba “sobre el peligro que representan ejercicios politizados como este, que responden más a las agendas personales de sus promotores que a una genuina preocupación por la protección de los derechos humanos en Cuba y en el mundo”

A pesar de la tensión evidente que los lamentables sucesos derivados de las manifestaciones del 11 de julio de 2021 generaron en las relaciones entre la UE y Cuba, el 14 de septiembre de 2021 se procedió a inaugurar un importante proyecto de cooperación de la Unión Europea, a través de su programa regional EUROCLIMA+.

Posteriormente se discutió una resolución del PE el 17 de diciembre de 2021, sobre el panorama de determinados ciudadanos cubanos encarcelados y represaliados por haber participado el 11J, aun con sentencia pendiente.

La cooperación europea en Cuba está regulada en el ADPC, que establece las condiciones para el desarrollo de “vínculos estables, mutuamente beneficiosos y a largo plazo”. Sin embargo, la cooperación del bloque integracionista europeo con Cuba es de vieja data, y ha sido de indudable importancia para el avance de algunos sectores, territorios y proyectos cubanos que se han beneficiado del aporte europeo.

Oficialmente, las relaciones de cooperación entre la UE y Cuba comenzaron en 1988, y desde esa fecha la UE ha financiado más de doscientos proyectos de cooperación por valor de 300 millones de euros. Durante las dos primeras décadas de cooperación, la prioridad de la colaboración europea se centró en la financiación de proyectos de emergencias en respuesta a huracanes, gestionados por la Dirección General de Protección Civil y Operaciones de Ayuda Humanitaria Europeas (ECHO, por sus siglas en inglés).

Con posterioridad, entre 2007 y 2013, la cooperación bilateral se centró en los sectores de agricultura sostenible y seguridad alimentaria, fuentes renovables de energía y cambio climático, y modernización de la economía. En el ciclo de cooperación 2014-2020, esta estrategia siguió siendo relevante y se ha mantenido hasta la actualidad en lo que se define como las prioridades del nuevo ciclo de cooperación 2021-2027.

Hasta la última fecha para la cual se dispone de información (diciembre de 2019) se registraban en fase de implementación 48 proyectos por un valor de 83 millones de euros y 23 proyectos por un valor de 56 millones de euros en proceso de contratación directa o por convocatoria previstos a iniciar antes del fin de 2019.

Podemos concluir afirmando con base a los datos aportados, que el enfoque de la UE  de brindar una ayuda económica orientada a impulsar objetivos específicos como la soberanía alimentaria o las energías renovables no propician la adopción de acciones firmes para lograr un enfoque multilateral y coordinado respecto a Cuba que priorice los derechos humanos y la democracia en el país; con la participación activa y consultiva de la sociedad civil independiente. Los reclamos de democracia, libertad y derechos humanos por parte de la ciudadanía cubana cada vez resultan más evidentes, como hemos podido comprobar en el último año con acciones antigubernamentales casi diariamente, sin embargo, el enfoque actual de la UE ignora dichas demandas.  Esta institución debería adoptar una posición firme de condena hacia la violación sistémica de los derechos humanos en Cuba, durante los seis años en los cuales el ADPC ha estado vigente la dictadura cubana ha violado deliberadamente dicho acuerdo, sus actos lo demuestran, los 1027 presos políticos actuales son un ejemplo de ello. Vale la pena preguntarse, ¿es realmente el cumplimiento de los derechos humanos en Cuba la máxima prioridad de la Unión Europea?

INICIATIVA DE CUBANOS POR LA DEMOCRACIA CPD.BARCELONA SOBRE PEDAGOGIA CIUDADANA

Primer aniversario del 11J 2021

Manifestación frente a la embajada de Cuba en Berlín por la libertad de todos los presos políticos en Cuba y el fin de la dictadura narcocomunista.

Instagram
es_ESSpanish